Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 25/5/2020
SIETES contiene 93009 citas

 
Ref. ID 99993
 
Tweet
Laidlaw TM, Boyce JA. Aspirin-exacerbated respiratory disease — New prime suspects
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
4 de febrero 2016
Volumen 374 nº 5 página(s) 484-8

La enfermedad respiratoria exacerbada por el ácido acetilsalicílico (AAS) se caracteriza por asma, rinosinusitis crónica con poliposis nasal y reacciones respiratorias patognomónicas al AAS (tríada de Samter). Se ha estimado que afecta a un 7% de los adultos con asma y a un 14% de los que tienen asma grave. Desde un punto de vista anatomopatológico, el cuadro se caracteriza por una importante inflamación eosinofílica junto a activación de las células cebadas de la mucosa respiratoria. La elevada tasa de recurrencia de los pólipos tras su extirpación quirúrgica y la necesidad de corticoides a dosis altas para aliviar el asma reflejan la naturaleza agresiva y persistente de la enfermedad. Esta comienza típicamente en la edad adulta, en pacientes con o sin antecedente de asma, rinitis o atopia. No parece que exista predisposición genética.

Todos los AINE inhibidores de la COX-1 y la COX-2 pueden provocar las reacciones de la enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS. Estas reacciones se acompañan de una activación idiosincrásica de las células cebadas de las vías respiratorias. Por el contrario, generalmente los pacientes con enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS pueden recibir AINE selectivos sobre la COX-2 sin presentar estas reacciones. El hecho que todos los AINE bloqueadores de la COX-1 pero de estructuras químicas diferentes provoquen estas reacciones refleja una enigmática necesidad de prostaglandinas derivadas de la COX-1 para mantener una delicada homeostasia. Curiosamente, estas reacciones también inducen un estado refractario en el que se pueden tomar AINE y las reacciones respiratorias no aparecen o son menos intensas (desensibilización); de hecho, en pacientes desensibilizados el AAS a dosis alta tiene efecto terapéutico.

Se conocen mal los mecanismos responsables de la patogenia de la enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS.

La mala regulación de la vía de síntesis de leucotrienos C4 (LTC4) a partir de la 5-lipooxigenasa, que convierte el ácido araquidónico en leucotrienos cisteinílicos, es característica de la enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS. Los leucotrienos cisteinílicos son potentes inductores de broncoconstricción, pérdida de líquido vascular y secreción de moco; también amplifican la inflamación eosinofílica. Los niveles urinarios del leucotrieno E4 (LTE4), que es el metabolito estable final de los leucotrienos cisteinílicos son más elevados en pacientes con enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS que en pacientes con asma que toleran el AAS, y aumentan considerablemente en caso de reacción respiratoria inducida por un AINE.

EL zileuton, que es bloqueador de la actividad de la 5-lipooxigenasa, y los fármacos bloqueadores selectivos del receptor de tipo 1 de los leucotrienos cisteinílicos atenúan la broncoconstricción inducida por la exposición a AAS, y pueden mejorar la función sinusal y nasal y la regulación de los síntomas de asma. Los incrementos de LTE4 inducidos por AINE durante estas reacciones clínicas se acompañan de incrementos paralelos de los productos de los mastocitos (células cebadas) activados (histamina, triptasa y prostaglandina D2) y son bloqueados por la administración de fármacos estabilizadores de las células cebadas. Por lo tanto, en la enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS la activación de las células cebadas contribuye considerablemente a la formación de leucotrienos cisteinílicos cuando se inhibe la COX-1. Probablemente otras células también contribuyen a la producción basal de leucotrienos cisteinílicos.

Siguen consideraciones más detalladas sobre los mecanismos mal conocidos de la enfermedad respiratoria exacerbada por el AAS.