Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/10/2018
SIETES contiene 92571 citas

 
Ref. ID 99980
 
Tweet
Iyer G, Alexander GC. Cardiovascular risks associated with clarithromycin
British Medical Journal (BMJ)
14 de enero 2016
Volumen 352 página(s) i23

En los años ochenta se comenzó a sospechar que la claritromicina puede tener efectos adversos cardiovasculares. Se publicaron descripciones de casos y estudios clínicos que describían arritmias y alargamiento del intervalo QT del ECG con eritromicina. Posteriormente estas dudas se extendieron a azitromicina y claritromicina.

Por ejemplo, en un gran estudio de cohortes de Dinamarca, se demostró un riesgo de mortalidad cardiovascular por término medio un 76% más elevado con claritromicina, comparada con penicilina V, en personas de edad mediana, lo que se traduciría en una diferencia absoluta ajustada de riesgos de 37 muertes de origen cardíaco por millón de tandas de tratamiento.

El estudio de Wong et al-99982, a diferencia de otros anteriores sobre los efectos indeseados cardiovasculares de los antibióticos macrólidos y concretamente de la claritromicina, consideró como variable principal la incidencia de infarto de miocardio (IAM), y como variables secundarias la incidencia de arritmia, la incidencia de ictus, la mortalidad por todas las causas y la mortalidad cardiovascular. Además, se aplicaron tres tipos de diseño de estudio: cohortes retrospectivo (con amoxicilina como control), series autocontroladas y análisis caso-cruzado. En todos estos análisis se identificaron incrementos de riesgos, excepto el de ictus. No se halló incremento del riesgo a largo plazo.

La diferencia de riesgo ajustada entre uso actual de claritromicina y uso actual de amoxicilina fue de 1,9 casos adicionales de IAM (IC95%, 1,3-2,68), 0,95 muertes cardíacas adicionales (IC95%, 0,51-1,51) y 0,2 (IC95%, 0,04-0,49) casos adicionales de arritmia, por cada 1.000 pacientes tratados.

Los resultados del estudio de Wong et al-99982 añaden credibilidad a las asociaciones halladas en estudios de cohortes, a pesar de que reflejan el uso de los tratamientos combinados de erradicación de H pylori (claritromicina + amoxicilina o metronidazol + un inhibidor de la bomba de protones), más que el de la claritromicina sola.

La fuerza y la consistencia de las asociaciones descritas con diferentes diseños de estudio son convincentes, y son además consistentes con el resto de publicaciones sobre la cuestión. El valor de NNH daría una idea de la repercusión de este efecto, pero en este estudio no se calculó el NNH. Schembri et al han analizado dos cohortes prospectivas de adultos de edad avanzada ingresados en hospital, y han calculado que el NNH de claritromicina para producir síndrome coronario agudo, arritmia, nueva insuficiencia cardíaca (ICC) o empeoramiento de una ICC preexistente, estaría entre 8 (en los que tienen exacerbación aguda de una EPOC) y 11 (en los que tienen una neumonía extrahospitalaria). A pesar de que estos valores fueron obtenidos en una escasa variedad de poblaciones, y de alto riesgo, no dejan de indicar que los riesgos potenciales no son despreciables.
Citas relacionadas Citas relacionadas 99982