Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 24/6/2019
SIETES contiene 92761 citas

 
Ref. ID 99783
 
Tweet
Fathallah N, Slim R, Larif S, Hmouda H, Ben Salem C. Drug-induced hyperglycaemia and diabetes
Drug Safety (Drug Saf)
diciembre 2015
Volumen 38 página(s) 1153-68

La hiperglucemia y la diabetes inducidas por fármacos, son problemas relevantes. Se trata de efectos adversos potencialmente graves, ya que aumentan el riesgo de complicaciones microvasculares y macrovasculares, infecciones, coma metabólico e incluso la muerte. Los fármacos pueden inducir hiperglucemia a través de una variedad de mecanismos, incluidos alteraciones en la secreción de insulina y la sensibilidad, efectos citotóxicos directos sobre las células pancreáticas y aumentos en la producción de glucosa.

Entre los antihipertensivos, se producen alteraciones de la glucemia con mayor frecuencia con los diuréticos tiacídicos y con ciertos bloqueadores beta adrenérgicos. No tan a menudo con IECA o bloqueadores de los canales de calcio.

También se han descrito episodios de hiperglucemia con fármacos hipolipemiantes como las estatinas, y el efecto diabetogénico parece diferir entre los diferentes tipos y dosis diarias de estatinas. El ácido nicotínico también puede alterar el control glucémico. Entre los antiinfecciosos, se han notificado casos potencialmente mortales con fluoroquinolonas, especialmente cuando se utilizan a dosis altas.

Otros grupos incluyen a los inhibidores de la proteasa y, en menor medida, inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa para inducir alteraciones en el metabolismo de la glucosa. La fenitoína y ácido valproico también puede inducir hiperglucemia. Los mecanismos de la hiperglucemia asociada antipsicótico de segunda generación, son complejos y se deben principalmente a resistencia a la insulina.

Antidepresivos con dosis diarias altas parecen estar asociados más frecuentemente con un mayor riesgo de diabetes.

La cetoacidosis puede ocurrir en pacientes que reciben estimulantes beta-adrenérgicos, y teofilina.

Otros fármacos incluyen: coticoides, algunos agentes quimioterapicos, contraceptivos orales que contienen altas dosis de estrógeno, hormona del crecimiento y análogos de la somatostatina.

Los médicos deben ser conscientes de los medicamentos que pueden alterar la glucemia.