Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/8/2019
SIETES contiene 92794 citas

 
Ref. ID 99729
 
Tweet
McCarthy M. Hepatitis C drug maker puts profit ahead of patients, US Senate report charges
British Medical Journal (BMJ)
3 de diciembre 2015
Volumen 351 página(s) h6573

Un Comité de Finanzas del Senado de EEUU ha concluido que Gilead fijó el precio de sofosbuvir (Sovaldi®) en 84.000 $ con el fin de obtener el máximo beneficio y también para poder fijar un precio todavía más alto para el siguiente producto que tenía previsto comercializar (y comercializó), la combinación de sofosbuvir con ledipasvir.

El informe del Comité afirma: “En los 8 meses que tardó Gilead en fijar el precio de Sovaldi®, la compañía aclaró repetidamente que su principal objetivo era excluir a los competidores potenciales para asegurar que sus medicamentos tuvieran la mayor participación posible del mercado, al precio más alto posible, durante el máximo de tiempo posible.

En una conferencia de prensa, el 1 de diciembre el senador Ron Wyden, por Oregon y presidente del comité, dijo que la investigación del Senado ha necesitado 18 meses y la lectura de más de 20.000 páginas de documentos itnernos de la compañía. En esta revisión no se hallaron “pruebas concretas” de que el coste de la I+D del fármaco, o de la adquisición de la compañía Pharmasset hubieran determinado el precio del fármaco. “Gilead desarrolló un esquema calculado para fijar el precio y comercializar su medicamento para la hepatitis C sobre la base de un objetivo principal: beneficios máximos, independientemente de las consecuencias para las personas”.

Gilead respondió que su habitual cinismo: el fármaco constituye un valor significativo para pagadores, proveedores y la totalidad del sistema de salud, porque reduce los costes del tratamiento crónico de la hepatitis C. También comentó el precio de la combinación (Harvoni®): “Gilead sabía que estos precios pondrían el tratamiento fuera del alcance de millones de pacientes y que causarían problemas extraordinarios a Medicare y Medicaid, y a pesar de ello la compañía siguió adelante.

La compañía tenía previsto que habría críticas y protestas. En un documento itnerno el vicepresidente ejecutivo decía: “No nos pleguemos a la presión de los activistas en 2014… Mantengamos nuestra posición independientemente de lo que hagan los competidores y de los titulares”.

Según el informe del Senado, dados los precios elevados, muchos pagadores públicos y privados restringieron el acceso a los pacientes con enfermedad más avanzada. En consecuencia, aunque Medicaid gastó 1.300 M$ antes de los descuentos sobre Sovaldi® en 2014, recibieron el tratamiento menos de un 2,4% de los aproximadamente 700.000 afiliados con hepatitis C. Cuando los programas de Medicaid intentaron negociar descuentos, Gilead ofreció descuentos de 10%, pero sólo si los estados abandonaban algunas o todas las restricciones de acceso, una condición que habría elevado el gasto en el medicamento, y no que lo habría disminuido. Finalmente, sólo cinco programas estatales alcanzaron acuerdos sobre descuentos. Las peticiones de nuevos descuentos fueron rechazadas por la compañía.

Las cosas cambiaron cuando AbbVie entró en el mercado de la hepatitis C en 2014 con Viekira Pak® (ombitasvir + paritaprevir + ritonavir + dasabuvir). Entonces Gilead comenzó rápidamente a ofrecer descuentos considerables, que se calcula son del orden de 40%. Sin embargo, a pesar de estos descuentos, en los primeros 9 meses de 2015 Gilead vendió Sovaldi® y Harvoni® por valor de 10.100 M$, casi más que lo que se gastó en todos los fármacos contra la hepatitis C en 2014.