Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 14/10/2019
SIETES contiene 92822 citas

 
Ref. ID 99717
 
Tweet
Anónimo. Hyponatrémies d'origine médicamenteuse
La Revue Prescrire (Prescrire)
septiembre 2015
Volumen 35 nº 383 página(s) 666-71

La hiponatremia (sodio de menos de 135 mmol/L) puede ser por dilución (exceso de agua a causa de retención o aporto excesivo; es la más frecuente), o por depleción de sodio (a causa de pérdidas renales o digestivas, o de un aporte insuficiente).

Algunos fármacos producen hiponatremia porque provocan retención excesiva de agua, consecutiva a su actividad antidiurética, o más a menudo por secreción inadecuada de hormona antidiurética. Otros fármacos incrementan la excreción urinaria de sodio, bien por acción directa sobre el riñón o bien por acción sobre las hormonas implicadas en la regulación del equilibrio hidroelectrolítico.

Los síntomas son náusea, vómito, trastornos de la consciencia, convulsiones, etc. Las hiponatremias causadas por medicamentos se instauran lentamente y sus síntomas aparecen lentamente. En algunos casos el desenlace es mortal, o bien aparecen secuelas neurológicas irreversibles.

Los principales fármacos causantes de hiponatremia son los diuréticos (sobre todo los tiacídicos incluida la indapamida, menos los que actúan sobre el asa), IECA, antagonistas de la angiotensina (ARA-2) y aliskiren, antidepresivos ISRS e ISRNA (sobre todo duloxetina y venlafaxina), antiepilépticos como la carbamacepina o la oxcarbacepina, desmopresina (análogo sintético de la hormona antidiurética o vasopresina, utilizada en el tratamiento de la diabetes insípida y de la nicturia en adultos), oxitocina, antineoplásicos como los alcaloides de la vinca (vincristina; puede ser agravada si el paciente ha sido excesivamente hidratado con el fin de prevenir las litiasis úricas), ciclofosfamida (se han descrito casos de desenlace mortal), vismodegib (utilizado en el tratamiento del epitelioma basocelular, con incidencia de 30% de los pacientes tratados), inhibidores de la bomba de protones y otros: ácido valproico, eslicarbacepina, lamotrigina, levetiracetam, clorpromacina, clozapina, risperidona, tianeptina, benzodiacepinas, agomelatina, AINE (por ej., ibuprofeno), detención de tratamiento con corticoides (por insuficiencia suprarrenal), opiáceos (tramadol), colchicina a dosis tóxicas, antirretrovirales inhibidores de la proteasa (darunavir, lopinavir + ritonavir), miconazol, atovacuona, teofilina, pirfenidona e hipoglucemiantes orales (glibenclamida, inhibidores del cotransportador renal de sodio y glucosa (dapagliflocina y análogos).

El pronóstico es más grave en pacientes de edad avanzada.