Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/7/2019
SIETES contiene 92792 citas

 
Ref. ID 99705
 
Tweet
Storebo OJ, Krogh HB, Ramstad E, Moreira-Maia CR, Homskov M, Skoog M, Nilausen TD, Magnusson FL, Zwi M, Gillies D, Rosendal S, Groth C, Rasmussen KB, Gauci D, Kirubakaran R, Forsbol B, Simonsen E, Gluud C. Methylphenidate for attention-deficit/hyperactivity disorder in children and adolescents: Cochrane systematic review with meta-analyses and trial sequential analyses of randomised clinical trials
British Medical Journal (BMJ)
25 de noviembre 2015
Volumen 351 página(s) h5203

PREGUNTA: En el tratamiento del TDAH en niños y adolescentes, ¿el metilfenidato es beneficioso o perjudicial?

MÉTODOS: Esta revisión sistemática fue efectuada con los métodos de la Colaboración Cochrane. Se buscaron en las bases de datos habituales los ensayos clínicos de grupos paralelos o cruzados en los que se comparara metilfenidato con placebo o ninguna intervención en niños y adolescentes con TDAH, hasta febrero de 2015. Se realizaron metanálisis y análisis secuenciales de los ensayos. La calidad de cada ensayo fue evaluada con la escala GRADE. Profesores, padres y observadores puntuaron la intensidad de los síntomas de TDAH y el comportamiento general.

RESULTADOS Y LIMITACIONES: Se incluyeron en los análisis 38 ensayos clínicos de grupos paralelos (5.111 pacientes; duración mediana del tratamiento de 49 días), y 147 ensayos cruzados (7.134 pacientes, 14 días). La edad media de los participantes en todos los ensayos fue de 9,7 años.

El análisis sugiere un efecto beneficioso de metilfenidato sobre los síntomas puntuados por el profesor, en 19 ensayos clínicos paralelos [diferencia media estandarizada=-0,77 (n=1.698), que corresponde a una diferencia media de 9,6 puntos en la escala de TDAH].

No se observó que el metilfenidato se asociara a un aumento de la incidencia de efectos adversos graves (RR=0,91). Se observó una asociación de metilfenidato con aumento del riesgo de acontecimientos adversos no graves (sobre todo pérdida de apetito y trastornos del sueño) [RR=1,29; 21 ensayos; n=3.132; RR ajustado en análisis secuenciales de 1,29].

El comportamiento general puntuado por el profesor pareció mejorar con metilfenidato [diferencia media estandarizada=-0,87, basada en 5 ensayos; (n=668)]. Se ha dicho que una modificación de la puntuación del cuestionario de salud infantil en 7 puntos debe ser considerada una diferencia mínima clínicamente relevante. La modificación hallada en un metanálisis de tres ensayos clínicos corresponde a una diferencia media de 8,0 puntos en el cuestionario de salud infantil (que va de 0 a 100 puntos), lo que sugiere que el metilfenidato podría mejorar la calidad de vida notificada por los padres [diferencia media estandarizada=0,61, basada en tres ensayos (n=514)].

Se constató que “un 96,8% de los ensayos tenían un elevado riesgo de sesgo según las recomendaciones de la Colaboración Cochrane.” Todas las variables fueron evaluadas con “muy baja calidad” según los criterios GRADE.

CONCLUSIONES: Los resultados sugieren que en niños y adolescentes diagnosticados de TDAH el metilfenidato podría mejorar los síntomas de TDAH y el comportamiento general vistos por el profesor, así como la calidad de vida notificada por los padres. Sin embargo, dado el riesgo de sesgos de los ensayos incluidos y la muy mala calidad de la evaluación de las variables, no se puede definir una magnitud del efecto. El metilfenidato se asocia a un incremento del riesgo de acontecimientos adversos no graves.
Citas relacionadas Citas relacionadas 99702