Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 99666
 
Tweet
Anónimo. What next for the malaria RTS,S vaccine candidate?
The Lancet (Lancet)
31 de octubre 2015
Volumen 386 nº 10005 página(s) 1708

El 23 de octubre el SAGE (Strategic Advisory Group of Experts on Immunization) y el MPAC (Malaria Policy Advisory Committee) anunciaron sus esperadas recomendaciones relativas a la primera vacuna contra el paludismo, conocida como RTS,S/AS01. Su decisión es no recomendar la aplicación generalizada de la vacuna, sino evaluar la factibilidad de suministrarla y su impacto en situaciones no artificiales. Dado que la EMA había revisado y aprobado la vacuna este año, esta decisión no era la esperada.

En los ensayos clínicos la RTS,S/AS01 mostró una eficacia de alrededor de 30% en la prevención del paludismo por P Falciparum en lactantes y niños de 5 a 17 meses, y es necesario administrar cuatro dosis. La última dosis es crucial para obtener un efecto protector sostenido. La mortalidad por todas las causas es motivo de preocupación, porque se ha registrado un aumento de la incidencia de meningitis y de paludismo cerebral entre los vacunados. SAGE y MPC recomiendan realizar tres a cinco pruebas piloto con 200.000 niños (en total alrededor de un millón) en 3 a 5 años en regiones con riesgo intermedio o elevado de paludismo. Estos estudios deben dar pruebas de si los niños acuden a recibir la cuarta dosis y más información sobre el riesgo de acontecimientos adversos, que es especialmente importante en países pobres.

Estas pruebas piloto constituirán un enorme esfuerzo y necesitarán una financiación importante, experiencia técnica y sistemas de seguimiento y vigilancia. Algunas opiniones críticas han señalado que este dinero debería usarse preferiblemente para mejorar las intervenciones actualmente disponibles, como mosquiteras y fármacos. MSF apoyó inmediatamente las pruebas piloto, pero declaró que con los datos disponibles en la actualidad no usará la vacuna en sus programas.

A finales de 2015 se espera la recomendación de la OMS. Siempre se ha insistido en que la vacuna podría complementar –pero no sustituir– las intervenciones de eficacia probada que se utilizan en la actualidad.