Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/9/2020
SIETES contiene 93096 citas

 
Ref. ID 99545
 
Tweet
Moseley AM, Beckenkamp PR, Haas M, Herbert RD, Lin C-WC, for the EXACT Team. Rehabilitation after immobilization for ankle fracture: the EXACT randomized clinical trial
Journal of the American Medical Association (JAMA)
6 de octubre 2015
Volumen 314 página(s) 1376-85

La fisioterapia tras una fractura de cadera no parece mejorar la calidad de vida ni reducir las limitaciones funcionales. En este ensayo clínico (ensayo EXACT), tras la retirada de la inmovilización, 200 pacientes fueron aleatorizados a las recomendaciones estándar o bien a las recomendaciones estándar más 4 semanas de sesiones d ejercicios individualizados y supervisados con un fisioterapeuta en 7 hospitales de Australia. Al cabo de 3 meses las variables principales (puntuaciones de limitación de la actividad y calidad de vida) no mostraron diferencias significativas entre ambos grupos.

De 571 pacientes que cumplían los criterios de inclusión, 357 optaron por no participar y 214 fueron aleatorizados a rehabilitación (grupo de intervención, n=106) o sólo recomendación (grupo control, n=108). El seguimiento cubrió 194 pacientes (91%) hasta 1 mes, 173 (81%) hasta 3 meses y 170 (79%) hasta 6 meses. No se registraron abandonos a causa de efectos adversos.

La puntuación promedio de limitación de la actividad al inicio fue de 30,1 (DE=12,5) en el grupo control y de 30,2 (DE=13,2) en el grupo de intervención. Las puntuaciones iniciales de calidad de vida fueron, respectivamente, de 0,51 (DE=0,24) y 0,54 (DE=0,24). Al cabo de 3 meses estas puntuaciones habían aumentado de 30,1 a 64,3 (DE=13,5) en el grupo control y de 30,2 a 64,3 (DE=15,1) en el grupo intervención. Las puntuaciones de calidad de vida aumentaron a 0,85 (DE=0,17) en el grupo control y a la misma cifra (0,85; DE=0,20) en el grupo intervención. Por lo tanto la rehabilitación no fue más eficaz que la recomendación simple en la puntuación de limitación de la actividad [0,4 (IC95%, de -3,3 a 4,1)] ni en la de calidad de vida [-0,01 (IC95%, de -0,06 a 0,04)]. Los efectos del tratamiento no variaron según el sexo ni según la gravedad de la factura.

Queda por aclarar cuándo y cómo prescribir un programa estructurado de fisioterapia de la fractura de cadera en los casos en que el paciente no recupera la función tras las recomendaciones habituales.