Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 14/8/2018
SIETES contiene 92466 citas

 
Ref. ID 99541
 
Tweet
Allen K, Pearson-Stuttard J, Hooton W, Diggle P, Capewell S, O’Flaherty M. Potential of trans fats policies to reduce socioeconomic inequalities in mortality from coronary heart disease in England: cost effectiveness modelling study
British Medical Journal (BMJ)
15 de septiembre 2015
Volumen 351 página(s) h4583

En el Reino Unido las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte, con unos 180.000 fallecimientos en 2010. La cardiopatía isquémica es la más frecuente (80.000 muertes en 2010). La mortalidad prematura por cardiopatía isquémica es considerablemente más alta en las clases sociales bajas. Varios estudios indican que esta desigualdad puede aumentar en el futuro.

Los ácidos grasos trans son ácidos grasos insaturados con por lo menos un doble enlace en una posición trans. Son producidos de forma natural en pequeñas cantidades en el estómago de rumiantes (como vacas u ovejas), pero se encuentran más fácilmente en la dieta de aceites vegetales parcialmente hidrogenados en alimentos procesados. Los ácidos grasos trans son convenientes para la industria alimentaria, porque tardan más en caducar, tienen mayor estabilidad termodinámica y son más sabrosos. Dan lugar a aumento del colesterol LDL, disminución del HDL y también pueden ser causa de inflamación sistémica y de disfunción edntelial. En un metanálisis de estudios observacionales prospectivos se halló que por cada 2% de energía total (%E) procedente de ácidos grasos trans, hay un incremento de 23% (IC95%, 11%-37%) de la incidencia de cardiopatía isquémica. Una mayor ingesta de ácidos grasos trans también se asocia a una mayor mortalidad por todas las causas. Por lo tanto los ácidos grasos trans son las grasas más peligrosas consideradas gramo por gramo.

La eliminación de los ácidos grasos trans de la dieta constituye un elemento clave de un conjunto de políticas dietéticas que podrían reducir la mortalidad por cardiopatía isquémica. La OMS y otros organismos han recomendado su eliminación, como parte de una estrategia global sobre la dieta, la actividad física y la salud. En varios países se han aplicado medidas para reducir el consumo de ácidos grasos trans: prohibición total, etiquetaje obligatorio, prohibición en restaurantes y reformulación voluntaria.

En este estudio de simulación se evaluaron los efectos de tres opciones en Inglaterra: prohibición de los ácidos grasos trans en los alimentos manufacturados, mejora del etiquetaje y prohibición en restaurantes.

La prohibición total en alimentos manufacturados podría evitar o retardar unas 7.200 muertes (2,6%) por cardiopatía isquémica entre 2015 y 2020 y reducir las desigualdades en mortalidad por cardiopatía isquémica en unas 3.000 muertes (15%). Las acciones para mejorar el etiquetaje o simplemente eliminar los ácidos grasos trans de los restaurantes y de la comida rápida podrían evitar entre 1.800 (0,7%) y 3.500 (1,3%) muertes por cardiopatía isquémica y reducir las desigualdades en 600 (3%) a 1.500 (7%) muertes, lo que equivale aproximadamente a una eficacia de la mitad de la de la prohibición total. La prohibición total sería la medida que produciría los mayores ahorros netos, de unos 265 M£, excluidos los costes de reformulación, o bien de 64 M£ si se consideran costes adicionales elevados de la reformulación.

Los autores concluyen que la eliminación de los ácidos grasos trans de los alimentos manufacturados en Inglaterra constituiría la opción política más efectiva y más equitativa. Otras opciones menos radicales también serían beneficiosas, pero no tanto. Por el contrario, seguir confiando meramente en la reformulación voluntaria de los productos ofrecidos por la industria alimentaria puede tener consecuencias sanitarias y económicas adversas.