Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 99126
 
Tweet
Anónimo. Incontinences urinaires d'origine médicamenteuse
La Revue Prescrire (Prescrire)
abril 2015
Volumen 35 nº 378 página(s) 271-4

La incontinencia urinaria puede ser debida a alteración funcional del aparato urinario, a un efecto diurético intenso o a dificultad del paciente para reaccionar y para ir al baño.

Los fármacos pueden causar incontinencia porque actúen sobre el sistema nervioso autónomo en el aparato urinario, porque aumenten el volumen de orina, porque alteren las capacidades funcionales físicas o psíquicas del paciente, o porque sean causa de retención urinaria, que da lugar a incontinencia por rebosamiento.

Otros fármacos pueden ser causa de neuropatía periférica, que puede manifestarse en forma de incontinencia urinaria; no son citados en esta revisión.

Los principales causantes de incontinencia urinaria serían:

- Psicofármacos: hipnosedantes, neurolépticos (clozapina, olanzapina, quetiapina, risperidona), antidepresivos tricíclicos de tipo imipramina e inhibidores de la acetilcolinesterasa. En relación con estos últimos, se cita un estudio retrospectivo realizado en Canadá, en unas 45.000 personas, en el que se observó que la prescripción de fármacos atropínicos para la incontinencia era más frecuente en las personas que recibían tratamiento con un inhibidor de la colinesterasa, comparadas con las que no los tomaban. Se cita otro estudio en Francia, en el que se observó que un 8% de los pacientes que reciben un inhibidor de la colinesterasa han recibido también en el mismo mes un fármaco atropínico; se trata de fármacos con efectos opuestos, cuyo uso simultáneo no tiene sentido.

- Bloqueadores adrenérgicos alfa 1 utilizados como antihipertensivos o para el tratamiento sintomático de la hipertrofia benigna de próstata (por ej., alfuzosina).

- Bloqueadores adrenérgicos alfa vasodilatadores utilizados (raramente) en el tratamiento de la hipertensión arterial, como urapidilo o prazosina (efecto documentado en un estudio australiano con 56 pacientes), o para inducir la erección, como moxisilita, también pueden ser causa de incontinencia.

- El tratamiento hormonal sustitutivo (THS, HRT) de la menopausia también puede producir incontinencia. En unas 23.000 mujeres que participaron en el ensayo clínico WHI, tras un seguimiento de un año, las expuestas a estrógenos de origen equino conjugados asociados o no a medroxiprogesterona, el riesgo de incontinencia urinaria fue más alto en las expuestas que en las aleatorizadas a placebo. Se observaron resultados parecidos en otro ensayo clínico con otra combinación de estrógeno + progestágeno comparada con placebo, en 2.700 mujeres en menopausia.

- Oxibato sódico, ácido valproico y benzodiacepinas. El oxibato se utiliza por vía oral para el tratamiento de la narcolepsia; puede dar lugar a incontinencia y sobre todo a enuresis. También se ha registrado enuresis en un 1% a 7% de los niños tratados con ácido valproico; en este caso el efecto se debería a que el fármaco aumenta la sed y la profundidad del sueño.

- Diuréticos.

- Antihipertensivos de acción central como la clonidina o la moxonidina.

- Agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH). Por ejemplo, en un ensayo clínico se observó que goserelina asociada a radioterapia en cáncer de próstata da lugar a incontinencia en 29% de los tratados, comparado con 16% con radioterapia sola.

- Bortezomib, temozolamida y belatacept también han sido implicados en casos de incontinencia urinaria.

- La toxina botulínica de tipo A índice parálisis muscular a distancia del punto de inyección, por difusión más allá del territorio tratado, y puede dar lugar a episodios de incontinencia urinaria que pueden durar meses.