Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/8/2020
SIETES contiene 93082 citas

 
Ref. ID 99002
 
Tweet
Qureshi WT, O'Neal WT, Khodneva Y, Judd S, Safford MM, Muntner P, Soliman EZ. Association between opioid use and atrial fibrillation. The Reasons for Geographic and Racial Differences in Stroke (REGARDS) study
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
junio 2015
Volumen 175 nº 6 página(s) 1058-60

En modelos animales de fibrilación auricular (FA) los receptores opiáceos están infrarregulados. En los últimos años en EEUU ha aumentado enormemente el consumo de analgésicos opiáceos, y también ha aumentado la prevalencia de la FA. Sin embargo, no se ha estudiado la relación entre exposición a analgésicos opiáceos y el riesgo de FA a nivel poblacional.

MÉTODOS: Se realizó un estudio transversal sobre esta asociación con datos de un estudio denominado REGARDS (Reasons for Geographic and Racial Differences in Stroke). Este estudio reunió 30.239 participantes en EEUU, que iniciaron el estudio entre 2003 y 2007. La información se recogió por entrevista domiciliaria precedida de recordatorios telefónicos y postales. El diagnóstico de FA fue comprobado por examen de los ECG y la exposición a opiáceos por recuento de comprimidos en ocasión de la visita domiciliaria.

RESULTADOS: Se incluyeron en el análisis 24.632 participantes [edad media de 65 años (DE=9,4)]. 1.887 participantes (7,7%) notificaron consumo de opiáceos y 2.086 (8,5%) presentaban FA. El opiáceo más utilizado fue hidrocodona (779; 41,3% de los expuestos a opiáceos), seguida de propoxifeno (470, 24,9%) y tramadol (378, 20%). Se observaron varias diferencias entre los expuestos y los no expuestos a opiáceos:

- los expuestos eran ligeramente más jóvenes y tenían mayor probabilidad de ser mujeres, de raza negra y con comorbididad cardiovascular;

- los expuestos mostraron una mayor prevalencia de FA (12,5% comparado con 7,6%; p<0,001) ÒR=1,35 (IC95%, 1,16-1,57)] tras ajustar por varios posibles factores de confusión; los resultados fueron consistentes en diferentes subgrupos.

Dada la posibilidad de que la asociación estuviera confundida por exposición a drogas, se ajustó adicionalmente según la exposición a benzodiacepinas y a alcohol. La asociación se mantuvo significativa [OR=1,29 (IC95%, 1,11-1,51)].

Además, dados los conocidos efectos cardiotóxicos de propoxifeno, en un análisis de sensibilidad se excluyó a 434 participantes expuestos a este fármaco, y la asociación se mantuvo significativa [OR=1,33 (IC95%, 1,11-1,58)].

CONCLUSIONES: En este análisis de resultados del estudio REGARDS se registró una asociación entre exposición a analgésicos opiáceos y aumento de la prevalencia de FA. El propoxifeno ya había sido asociado anteriormente a un incremento del riesgo de arritmia cardíaca, lo que condujo a su retirada del mercado en EEUU. No obstante, este es el primer estudio que registra una asociación entre exposición a opiáceos y riesgo de FA. Los péptidos opiáceos endógenos abren los canales mitocondriales de potasio regulados por el trifosfato de adenosina, lo que convierte a las mitocondrias en resistentes al estrés oxidativo durante los episodios de isquemia. La pérdida de este mecanismo protector contra el estrés oxidativo puede convertir los miocitos auriculares en vulnerables, lo que daría lugar a FA.