Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/7/2019
SIETES contiene 92793 citas

 
Ref. ID 98973
 
Tweet
Marston L, Nazareth I, Petersen I, Osborn DPJ. Prescribing of antipsychotics in UK primary care: a cohort study
BMJ Open (BMJ Open)
2015
Volumen 4 nº 12 página(s) 1-11

OBJETIVO: Examinar las indicaciones registradas de las prescripciones de antipsicóticos en atención primaria en el Reino Unido.

MÉTODOS: Se realizó un estudio de cohortes sobre los pacientes que recibieron alguna prescripción de un antipsicótico entre 2007 y 2011. Las variables principales fueron la proporción de personas que recibieron una prescripción de antipsicóticos con un diagnóstico de (1) psicosis y trastorno bipolar, (2) otros diagnósticos como depresión, ansiedad o demencia, o (3) ninguno de estos diagnósticos.

RESULTADOS: Se identificaron 47.724 personas que recibieron un antipsicótico. 13.941 recibieron antipsicóticos de primera generación y 27.966 de segunda generación. Las tasas de prescripción fueron más altas en mujeres [razón de tasas de incidencia (RRI) de 1.092 (IC95%, 1.088-1.095)], en personas mayores [RTI de los de más de 80 años comparados con los de 40-49 años de 2.234 (IC95%, 2.222-2.246)] y en las personas de las regiones más pobres [RTI de los más pobres comparados con los menos pobres de 3.487 (IC95%, 3.567-3.606)].

Entre las personas que recibieron una prescripción de un antipsicótico de primera generación, menos de 50% tenían un diagnóstico de psicosis o de trastorno bipolar. Para los de segunda generación, las cifras fueron desde 4.824 (36%) para quetiapina a 7.094 (62%) para olanzapina.

En pacientes sin psicosis o trastorno bipolar, los diagnósticos más frecuentes fueron ansiedad, depresión, demencia y trastornos del sueño y trastornos de la personalidad. Por ejemplo, entre los que recibieron alguna prescripción de risperidona, un 14% tenían un diagnóstico de ansiedad, 22% de depresión, 12% de demencia, 11% de trastorno del sueño y 4% trastorno de personalidad.

La dosis diaria mediana y la duración del tratamiento fueron respectivamente más alta y más larga en los pacientes con esquizofrenia [por ej., la dosis diaria mediana de risperidona fue de 4 mg (IQR, 2-6) y la duración mediana de 1,2 años en esquizofrenia, comparado con 1 mg (IQR, 1-2) y 0,6 años].

Una proporción relativamente elevada (entre 6% y 17%) de las personas que recibieron antipsicóticos no tenían ninguno de los diagnósticos citados anteriormente.

CONCLUSIONES: En atención primaria en el Reino Unido una proporción elevada de las personas que recibieron una prescripción de un antipsicótico no tienen ningún registro de psicosis ni de trastorno bipolar. A menudo se trata de personas de edad avanzada con patologías como demencia, depresión no psicótica, ansiedad y trastornos del sueño.