Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 98115
 
Tweet
Fazel S, Zeterqvist J, Larsson H, Langström N, Lichtenstein P. Antipsychotics, mood stabilisers, and risk of violent crime
The Lancet (Lancet)
27 de septiembre 2014
Volumen 384 nº 9949 página(s) 1206-14

ANTECEDENTES: A pesar de que hay pruebas claras de su eficacia para la prevención de recaídas y alivio de síntomas, se conoce menos el efecto de los antipsicóticos sobre otros síntomas adversos, como por ejemplo la agresión violenta. El objetivo de este estudio fue establecer el efecto de los antipsicóticos y estabilizadores del humor sobre la incidencia de delitos violentos cometidos por pacientes con enfermedades mentales en Suecia.

MÉTODOS: Se usaron registros nacionales de Suecia para estudiar a 82.647 pacientes que habían recibido una prescripción de un antipsicótico o un estabilizador del humor, sus diagnósticos psiquiátricos y las condenas subsiguientes por delitos entre 2006 y 2009. Se efectuaron análisis para cada individuo para comparar la frecuencia de delitos violentos mientras los pacientes recibían una prescripción de uno de los fármacos de interés con la frecuencia mientras no los tomaban, según los autores “con el fin de ajustar por todos los factores de confusión que se mantuvieron constantes durante el seguimiento. La variable principal fue la comisión de un delito violento, según constara en el Registro Nacional de Delitos. El estudio fue financiado por The Wellcome Trust, El Servicio de Prisiones de Suecia, el Consejo Sueco de Investigación, y el Consejo Sueco para Investigación en Salud, Trabajo y Bienestar Swedish Prison and Probation Service, the Swedish Research Council, and the Swedish Research Council for Health, Working Life and Welfare.

RESULTADOS: En Suecia en el período 2006-09, 40.937 hombres recibieron una prescripción de algún antipsicótico; de ellos, 2.657 (6,5%) fueron condenados por delito violento durante el período de estudio. En el mismo período, 41.710 mujeres recibieron una prescripción de un antipsicótico, y de ellas 604 (1,4%) cometieron un delito violento. En comparación con los períodos en los que los participantes no tomaron los fármacos de interés, los delitos violentos disminuyeron en un 45% en los pacientes que recibieron algún antipsicótico [HR=0,55 (IC95%, 0,47-0,64) y en un 24% en los que recibieron algún estabilizador del humor [HR=0,76 (IC95%, 0,62-0,93)].

Sin embargo, se identificaron diferencias de diagnóstico potencialmente importantes: los estabilizadores del humor se asociaron a una reducción de los delitos violentos solamente en pacientes con trastorno bipolar. En los análisis de sensibilidad en los que se utilizaron diferentes variables de resultado (cualquier delito, delito relacionado con drogas, delito menos violento o detención por delito violento), la magnitud de la reducción de los delitos violentos producida por los antipsicóticos se mantuvo entre 22% y 29%, y fue más pronunciada en los pacientes a los que se habían prescrito dosis más altas, comparados con los que habían recibido dosis más bajas. También se registraron reducciones considerables del número de delitos violentos con los fármacos depot [HR ajustada según el uso concomitante de fármacos por vía oral = 0,60 (IC95%, 0,39-0,92)].

INTERPRETACIÓN: Además de la prevención de recaídas y el alivio de los síntomas psiquiátricos, se podría añadir a los efectos beneficiosos de los antipsicóticos la reducción de la frecuencia de delitos violentos. Los efectos potenciales de estos fármacos sobre la violencia y la comisión de delitos deben ser tenidos en cuenta cuando se consideran las diferentes opciones terapéuticas disponibles para pacientes con enfermedades mentales.