Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 26/10/2020
SIETES contiene 93135 citas

 
Ref. ID 97866
 
Tweet
Hampton T. Largest-ever outbreak of Ebola virus disease thrusts experimental therapies, vaccines into spotlight
Journal of the American Medical Association (JAMA)
27 de agosto 2014
Volumen 312 nº 10 página(s) 987-9

En la actualidad el tratamiento de la enfermedad de Ebola es de soporte, A medida que el virus se multiplica y se disemina por el organismo, interfiere con la coagulación de la sangre y el equilibrio hidroelectrolítico. En consecuencia, a menudo los pacientes graves están deshidratados y necesitan la administración de líquidos por vía intravenosa y de rehidratación oral con soluciones hidroelectrolíticas. Estas intervenciones pueden ser efectivas para apoyar al paciente y dar tiempo a que se recupere, pero en muchos casos la enfermedad progresa a fallo multiorgánico y muerte.

Desde hace tiempo el ejército de Estados Unidos trabaja en el desarrollo de fármacos y vacunas contra la enfermedad de Ebola, motivado por la posibilidad de uso de este virus con finalidades de bioterrorismo.

La infección por el virus de Ébola es rara: se han registrado hasta ahora menos de 2.400 casos (de los que han muerto más de 1.500) desde el primer brote identificado de la enfermedad, ocurrido en 1976.

El tratamiento actual consiste en medidas de apoyo sintomático. A medida que el virus se reproduce y se disemina por el organismo, interfiere con la coagulación de la sangre y la regulación del equilibrio hidroelectrolítico. En consecuencia, los pacientes graves suele estar deshidratados y necesitan la administración de sueros por vía intravenosa o rehidratación oral con soluciones ricas en electrolitos. Estas intervenciones pueden ayudar a mantener algunos pacientes y permitir que se recuperen, pero en muchos casos la enfermedad progresa hasta causar fallo multiorgánico, shock y la muerte del paciente.

En estudios en primates no humanos se han probado varios tipos de tratamientos después de causarles infección experimental: vacunas, pequeñas moléculas de ARN de interferencia que bloquean la expresión de proteínas esenciales para el virus y anticuerpos monoclonales anti-Ébola recombinantes.

También se han probado otras estrategias, como por ejemplo el fármaco BCX-4430, que es un análogo nucleósido que bloquea la síntesis de ARN por el virus. Ha sido estudiado en roedores y en monos [Warren TK et al. Nature. 2014;508(7496):402-05.].

La compañía que ha desarrollado ZMapp, llamada Mapp Biopharmaceutical, declaró que disponía de muy pequeñas cantidades del producto, porque este fue identificado como candidato en enero de 2014 y todavía no se ha evaluado su seguridad en el ser humano. El 12 de agosto la compañía publicó una declaración en línea en la que informaba que había cumplido con todos los requisitos legales y regulatorios, que había suministrado el producto de manera gratuita, y que había gastado todas sus existencias.

En relación con otros tratamientos, una compañía que desarrolla ARN de interferencia con fines terapéuticos anunció recientemente que la FDA había modificado una limitación que había impuesto sobre un ensayo clínico en el que se evaluaba un pequeño ARN de interferencia llamado TKM-Ebola, en voluntarios sanos. La compañía declaró que la FDA había detenido un ensayo con este producto, que bloquea un enzima que cataliza la multiplicación del ARN, y había “pedido datos adicionales relacionados con el mecanismo de liberación de citocinas, observado con dosis altas…. La modificación de la limitación de la FDA podría permitir que se suministrara este fármaco a personas infectadas. Se puede hallar información adicional en: http://bit.ly/1zYE3Cl.

También se intenta desarrollar una vacuna. Los NIH preparan un ensayo clínico en monos que tiene previsto su inicio en septiembre de 2014. Pero incluso si se mostrara eficaz en este experimento, es probable que la vacuna no esté disponible hasta el año próximo. Además, NIH y la Universidad Thomas Jefferson colaboran para ddesarrollar una vacuna basada en la actual vacuna contra la rabia (http://1.usa.gov/1oDqoMY). La FDA apoya también el desarrollo de vacunas contra el Ébola por la compañía Crucell, una filial de Johnson & Johnson y con Profectus Biosciences.