Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 25/2/2021
SIETES contiene 93212 citas

 
Ref. ID 97567
 
Tweet
Kiser TH, Allen RR, Valuck RJ, Moss M, Vandiver RW. Outcomes associated with corticosteroid dosage in critically ill patients with acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease
American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine (Am J Respir Crit Care Med)
1 de mayo 2014
Volumen 189 página(s) 1052-64

Los pacientes que presentan exacerbaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y que requieren ingreso en UCI tienen un mejor curso clínico con dosis bajas de corticoides, según el resultado de un estudio reciente.

Un estudio observacional de 2010 ya había mostrado la superioridad de dosis moderadas o bajas de corticoides en pacientes con EPOC que presentaban una exacerbación de la enfermedad. Sin embargo, en aquel estudio se excluyeron los pacientes ingresados en UCI. No queda claro, pues, si los resultados obtenidos entonces, pueden ser extrapolados a pacientes atendidos en unidades de cuidados intensivos.

Los investigadores evaluaron 17.239 pacientes (un 77% mayores de 60 años; un 31% fumadores) con exacerbaciones de la EPOC que fueron ingresados en unidades de cuidados intensivos en 473 hospitales de Estados Unidos. Casi un tercio de los pacientes recibieron ventilación no invasiva; un 15% fueron intubados. Casi todos los pacientes recibieron antibióticos y broncodilatadores. Las dosis de metilprednisolona se clasificaron como altas (> 240 mg) o bajas (= 240 mg); 11.083 pacientes (64%) recibieron dosis altas.

Tras ajustar por diferentes covariables, se observó que los grupos tenían una mortalidad similar en el hospital. En comparación con el tratamiento con dosis altas, el tratamiento con dosis baja se asoció a menos días de ingreso en UCI y en el hospital, unos costes hospitalarios inferiores y una menor duración de la ventilación mecánica. Los pacientes con dosis bajas también presentaron menores requerimientos de insulina y menor tendencia al desarrollo de infecciones fúngicas.

Estos resultados deberían confirmarse mediante ensayos clínicos específicamente diseñados para confirmar o refutar estas hipótesis.