Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 25/8/2019
SIETES contiene 92797 citas

 
Ref. ID 97537
 
Tweet
Li S, Flint A, Pai JK, Forman JP, Hu FB, Willett WC, Rexrode KM, Mukamal KJ, Rimm EB. Dietary fiber intake and mortality among survivors of myocardial infarction: prospective cohort study
British Medical Journal (BMJ)
29 de abril 2014
Volumen 348 página(s) g2659

Se sabe que una ingesta elevada de fibra se asocia a menor morbimortalidad cardiovascular, pero no se sabe si también disminuye la mortalidad tras un infarto de miocardio (IAM). Se examinaron asociaciones entre ingesta de fibra tras un IAM y mortalidad en el Nurses’ Health Study y en el Health Professionals Follow-Up Study de EEUU.

El análisis incluyó 2.300 mujeres y 1.800 hombres que no tenían enfermedad cardiovascular conocida ni cáncer al inicio del estudio; sobrevivieron un primer episodio de IAM durante el seguimiento, y completaron cuestionarios sobre alimentación antes y después del IAM. La duración mediana del seguimiento fue de unos 9 años.

Comparados con los participantes del quintil inferior de ingesta de fibra tras un IAM, los situados en el quintil más alto mostraron una menor mortalidad por todas las causas [HR=0,75 (IC95%, 0,58-0,97)]. Además, los participantes situados en el quintil más alto de cambio en la ingesta de fibra entre antes y después del IAM mostraron menor morbimortalidad cardiovascular y menor mortalidad por todasa las causas [HR=0,69 (IC95%, 0,55-0,87)]. Llama la atención que solamente el incremento de ingesta de fibra de cereal (pero no la de fruta ni la de legumbres) se asoció fuertemente a una disminución de la mortalidad.

[Ingerir más fibra podría ser un hábito saludable asociado a otros hábitos saludables, y en consecuencia difícilmente distinguible de estos en un estudio observacional, en el que la relación entre ingesta de fibra y riesgo de cardiopatía isquémica podría estar confundida por este motivo. De todos modos, prescribir una alimentación rica en fibra puede constituir una medida efectiva de prevención secundaria tras un IAM, junto a una reducción de la ingesta de grasa, ejercicio regular y medicamentos como ácido acetilsalicílico y estatina.]