Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/11/2020
SIETES contiene 93161 citas

 
Ref. ID 97379
 
Tweet
Ordi-Ros J, Cosiglio FJ. Indicaciones terapéuticas actuales de la talidomida y la lenalidomida
Medicina Clínica (Barcelona) (Med Clin (Barc))
abril 2014
Volumen 142 página(s) 360-4

Si bien inicialmente la talidomida fue retirada del mercado por su efecto teratogénico, se ha visto con nuevos estudios, y años de experiencia clínica, que tiene utilidad fundamentalmente en trastornos dermatológicos y enfermedades oncohematológicas, por sus efectos antiinflamatorio e inmunomodulador. Se han desarrollado análogos más potentes, como la lenalidomida, que han demostrado efectividad, fundamentalmente en neoplasias hematológicas, encontrándose aún en fases tempranas de estudio otras aplicaciones terapéuticas. En relación con los efectos adversos de estos fármacos, en general, con un adecuado control del paciente, y medidas de anticoncepción estrictas, se pueden prevenir o controlar oportunamente. La talidomida es un fármaco bien tolerado, pero tiene unos efectos secundarios frecuentes, aunque leves o menores, pero que pueden obligar a retirar la medicación, ya que repercuten en la calidad de vida del enfermo. Así, la somnolencia, los mareos, la flatulencia, el estreñimiento y la sequedad de piel y mucosas son frecuentes, parecen dependientes de la dosis y algunos enfermos acaban soportándolos. Los efectos secundarios graves de la talidomida son la teratogénesis, la neuropatía y un estado de hipercoagulación que es importante tener presentes en la edad fértil de la vida. El laboratorio productor de la talidomida en la actualidad ha establecido un programa de educación y seguridad en la prescripción.

Recientemente se ha publicado una mayor incidencia de segundas neoplasias con el uso de lenalidomida, haciendo necesarias una valoración riesgo-beneficio en el momento de prescribir este tratamiento y la realización de estudios de farmacovigilancia.