Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/9/2020
SIETES contiene 93097 citas

 
Ref. ID 97362
 
Tweet
Anónimo. Atteintes des ongles d'origine médicamenteuse
La Revue Prescrire (Prescrire)
marzo 2014
Volumen 34 nº 365 página(s) 191-4

Las alteraciones ungueales se definen según su aspecto y su localización: modificaciones de la uña propiamente dicha, de los tejidos de fijación o soporte y anomalías de la lúnula. En la mayoría de los casos las consecuencias son meramente estéticas. Pero también pueden producirse encarnamiento, inflamación, eritema, absceso o tumor.

Raramente el aspecto de la lesión es específico de alguna causa determinada. Las afectaciones ungueales son debidas a modificaciones fisiológicas, a causas locales o a causas generales. Los mecanismos por los que los fármacos pueden causar alteraciones ungueales son acción sobre la matriz del epitelio, del lecho o de los repliegues de las uñas.

Algunos fármacos pueden modificar el color, otros ser causa de fotosensibilidad; otros pueden afectar la vascularización de la uña.

En la mayoría de los casos las afectaciones ungueales causadas por fármacos son reversibles cuando se detiene la administración del fármaco causante. No obstante, en ocasiones persisten durante años.

Las anomalías ungueales son frecuentes con algunos quimioterápicos antineoplásicos: taxoides, antraciclinas (daunorrubicina, doxorrubicina, idarrubicina), mitoxantrona, fluorouracilo, ciclofosfamida, inhibidores del factor de crecimiento endotelial (panitumumab), inhibidores de la tirosincinasa (gefitinib, lapatinib; distrofias de uñas por imatinib y dasatinib), eribulina. Algunos dan lugar a lesiones graves y dolorosas, como abscesos.

Diversos antibacterianos pueden dar lugar a alteraciones ungueales por fotosensibilidad o alteración de la coloración: tetraciclinas (tetraciclina, doxiciclina), quinolonas (ofloxacina), antipalúdicos (quinina) clofacimina y zidovudina y lamivudina. También pueden ser causa de alteraciones ungueales los psoralenos (metoxsaleno) y los retinoides (isotretinoína, vitamina A en dosis tóxicas). También se han descrito casos atribuidos a captopril, enalapril, entacapona, penicilamina y selenio (en sobredosis).