Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/9/2019
SIETES contiene 92806 citas

 
Ref. ID 97244
 
Tweet
Liu G, Yan Y-P, Zheng X-X, Xu Y-L, Lu J, Hui R-T, Huang X-H. Meta-analysis of nonsteroidal anti-inflammatory drug use and risk of atrial fibrillation
The American Journal of Cardiology (Am J Cardiol)
15 de noviembre 2014
Volumen 114 nº 10 página(s) 1523-9

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia más frecuente en la práctica clínica. El objetivo del presente estudio fue cuantificar la asociación entre la exposición a AINE y el riesgo de FA.

Se realizaron búsquedas bibliográficas en MEDLINE y EMBASE. Se calcularon los valores combinados de riesgo relativo (RR) con un modelo de efectos al azar. Se efectuaron metanálisis estratificados para distinguir las características de los pacientes en mayor riesgo de FA por AINE.

Se identificaron cinco estudios (dos de cohortes y tres de casos y controles) que cumplían los criterios de inclusión, de los cuales tres daban también información sobre riesgos asociados a determinados AINE en particular.

En conjunto, la exposición a AINE se asoció a un incremento de 12% del riesgo de FA [RR=1,12 (IC95%, 1,06-1,18)]. Se registró heterogeneidad moderada entre los estudios (I²=65%; p<0,001). Los resultados de los estudios de cohortes no fueron diferentes de los de los estudios de casos y controles. El riesgo fue más definido en los nuevos usuarios de AINE [RR=1,53 (IC95%, 1,37-1,70)].

El incremento del riesgo de FA podría explicarse por la aparición de insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) crónica e insuficiencia renal; entre los pacientes con ICC el riesgo fue más elevado [RR=1,82 (IC95%, 1,42-3,32)], al igual que entre los pacientes con insuficiencia renal crónica [RR=1,58 (IC95%, 1,34-1,85)].

Además, el uso de AINE selectivos sobre la COX-2 (no se define cuáles son considerados más selectivos) mostró una asociación con un incremento de riesgo de FA [RR=1,24 (IC95%, 1,18-1,30)]. Los análisis de sensibilidad mostraron la solidez de los resultados.

Los autores concluyen que el uso de AINE no AAS (ácido acetilsalicílico) se asoció a un incremento del riesgo de nueva FA. Se observó que la asociación era visible para los nuevos usuarios de AINE, los cuales mostraron un incremento del riesgo de 53%. Estos resultados sugieren que se debe añadir la FA a la lista de posibles efectos cardiovasculares adversos de los AINE.

[El incremento relativo del riesgo es de escasa magnitud. Todos los estudios fueron realizados en bases de datos con información sobre registros de prescripción, y sin entrevista a los pacientes (CPRD británica, registros sanitarios de Dinamarca, Registro de Prescripciones de Suecia, Base de Datos de la Seguridad Social en Taiwan y Rotterdam Study). La entrevista a los pacientes debería ser considerada imprescindible en los estudios sobre exposición a AINE, porque muy a menudo estos fármacos se prescriben y dispensan para que el paciente los tome de manera intermitente u ocasional, según los síntomas, de modo que prescripción no equivale a exposición.

En la Discusión se ofrece una (pobre) posible explicación de la plausibilidad biológica: “En diferentes regiones del tejido renal adulto se expresan la COX-1 y la COX-2. La inhibición de estos enzimas por los AINE puede dar lugar a un aumento de la presión arterial y de la presión en la aurícula izquierda, y a elongación de la aurícula izquierda debida a retención de líquidos y la expansión del volumen plasmático. Además, las alteraciones electrolíticas (potasio) debidas al uso de AINE también pueden determinar que el paciente sea más susceptible a la aparición y mantenimiento de la FA. De ahí que pensemos que el incremento de riesgo entre los nuevos usuarios podría ser atribuible a efectos adversos renales a corto plazo, que posteriormente desencadenarían la FA”.

Más adelante se dice: “Se ha propuesto que los inhibidores selectivos de la COX-2 tienen efectos renales similares a los de los AINE tradicionales porque también dan lugar a retención de líquidos, trastornos electrolíticos y desestabilización de la presión arterial, y afectan la inflamación y una variedad de procesos fisiológicos que de manera subsiguiente son causa de disfunción renal aguda”.]