Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/11/2019
SIETES contiene 92834 citas

 
Ref. ID 96700
 
Tweet
Offley W. Should flu vaccination be mandatory for healthcare workers?
British Medical Journal (BMJ)
16 de noviembre 2013
Volumen 347 nº 7933 página(s) 18-9

En el debate sobre la obligatoriedad de vacunar a todos los trabajadores de salud contra la gripe, la pregunta central es: ¿Existen pruebas que justifiquen no respetar el derecho al consentimiento informado para recibir un procedimiento médico invasivo e imperfecto con riesgos documentados de efectos adversos?

Los efectos beneficiosos de la vacunación de los profesionales de salud no han sido demostrados. En una reciente revisión Cochrane de 4 ensayos comunitarios y un estudio de cohortes en casi 20.000 trabajadores de salud se concluyó “no hay pruebas de que sólo vacunar a los trabajadores de salud proteja contra la gripe confirmada en laboratorio ni sus complicaciones.

Se citan otros estudios cuyos resultados apuntan en la misma dirección. “Incluso grupos que apoyan la inmunización obligatoria como los CDSC y la Asociación de Microbiología Médica y Enfermedades Infecciosas de Canadá han reconocido la falta de pruebas en apoyo de esta recomendación.

Los argumentos favorables a la vacunación obligatoria se basan en varias grandes falacias que se combinan para hinchar la magnitud del efecto percibido y de la virulencia de la gripe y exageran la eficacia de las vacunas:

1) La gravedad de cada epidemia se suele argumentar con cifras. Los CDC atribuyen a la gripe entre 3.000 y 49.000 muertes anuales. Sin embargo, los resultados finales correspondientes a 2010 demuestran que de las 50.097 muertes registradas por gripe más neumonía, sólo 500 fueron por gripe. Además, la amenaza de la gripe estacional está disminuyendo, y no aumentando. En EEUU la mortalidad ha bajado desde 30-40 por 100.000 casos en los años 30 a menos de 5 por 100.000 a partir de los 50, y antes de las campañas de vacunación masivas.

Otro problema es que la vacuna sólo protege contra la gripe, y sin embargo por lo menos un 85% de los síndromes gripales no son gripe.

Además la eficacia de la vacuna es dudosa. Por ejemplo, en recientes estudios europeos con más de 9.000 participantes, la eficacia de la vacuna disminuyó en más de 50% en los 4 meses siguientes a la vacunación.

Se recuerdan además los riesgos de la vacuna. Los estudios realizados indican que la vacuna trivalente da lugar a una probabilidad de 1 por millón de síndrome de Guillain-Barré, y una incidencia un 13% más elevada de síndrome ocular y respiratorio.
Citas relacionadas Citas relacionadas 96699