Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 96675
 
Tweet
Gandhi S, Fleet JL, Bailey DG, McArthur E, Wald R, Rehman F, Garg AX. Calcium-channel blocker-clarithromycin drug interactions and acute kidney injury
Journal of the American Medical Association (JAMA)
18 de diciembre 2013
Volumen 310 nº 23 página(s) 2544-53

Los bloqueadores de los canales de calcio (BCCa) son metabolizados por el CYP3A4. Este es inhibido por claritromicina, pero no por azitromicina. De ahí el interés de comparar ambos macrólidos, para evaluar el impacto clínico de esta posible interacción farmacológica. El objetivo de este estudio fue caracterizar el riesgo de acontecimientos adversos agudos tras la prescripción conjunta de claritromicina, comparada con azitromicina, en adultos de edad avanzada que tomaban un BCCa.

MÉTODOS: Estudio retrospectivo de cohortes de base poblacional realizado en Ontario entre 2003 y 2012, en adultos de edad avanzada (edad media de 76 años) que recibieron una nueva prescripción de claritromicina (n=96.226) o azitromicina (n=94.083) cuando ya recibían tratamiento con un BCCa (amlodipina, felodipina, nifedipina, diltiacem o verapamilo). La variable principal fue ingreso hospitalario con insuficiencia renal aguda (IRA) (variable principal) y el ingreso hospitalario con hipotensión y la mortalidad por todas las causas (variables secundarias, que fueron examinadas por separado). Los resultados fueron evaluados en los 30 días siguientes a la prescripción del antibiótico.

RESULTADOS: No se registraron diferencias entre los dos grupos (los que recibieron claritromicina y los que recibieron azitromicina) en las características iniciales medidas.

La amlodipina fue el BCCa prescrito con mayor frecuencia (más de un 50% de los pacientes).

La coprescripción de claritromicina, comparada con la de azitromicina, junto a un BCCa se asoció a un mayor riesgo de ingreso hospitalario con IRA [420 pacientes de 96.226 expuestos a claritromicina (0,44%), comparado con 208 de 94.083 expuestos a azitromicina (0,22%); RA=0,22% (IC95%, 0,16%-0,27%); OR=1,98 (IC95%, 1,68-2,34)]. En un análisis de subgrupos el riesgo fue máximo con las dihidropiridinas, sobre todo con nifedipina [OR=5,33 (IC95%, 3,39-8,38); RA=0,63% (IC95%, 0,49%-0,78%)].

La coprescripción de claritromicina también se asoció a un aumento del riesgo de ingreso con hipotensión [111 pacientes de 96.226 expuestos a claritromicina (0,12%) comparado con 68 pacientes de 94.083 expuestos a azitromicina (0,07%); RA=0,04% (IC95%, 0,02%-0,07%); OR=1,60 (IC95%, 1,18-2,16)], y de la mortalidad por todas las causas [984 pacientes de 96.226 expuestos a claritromicina (1,02%) comparado con 555 de 94.083 expuestos a azitromicina (0,59%); RA=0,43% (IC95%, 0,35%-0,51%); OR=1,74 (IC95%, 1,57-1,93)].

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA: En pacientes de edad avanzada que reciben tratamiento con un BCCA, el uso concomitante de claritromicina, comparado con el uso de azitromicina, se asoció a un incremento pequeño pero estadísticamente significativo del riesgo de ingreso hospitalario con IRA en los 30 días siguientes. Estos resultados confirman la razón de las advertencias actuales de seguridad relativas al uso concomitante de inhibidores del CYP3A4 y BCCa.