Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/10/2019
SIETES contiene 92826 citas

 
Ref. ID 96152
 
Tweet
Cohen D. European drugs agency clashes with scientists over GLP-1 drugs
British Medical Journal (BMJ)
3 de agosto 2013
Volumen 347 nº 7919 página(s) 2

En el tratamiento de la diabetes de tipo 2 se usan fármacos de eficacia controvertida denominados incretinmiméticos. Hay dos tipos: los agonistas del GLP1, como exenatida, liraglutida y lixisenatida, y los inhibidores de la dipeptidildipeptidasa 4 como sitagliptina y saxagliptina.

A pesar de las numerosas publicaciones que indican que estos fármacos tienen efectos indeseados sobre el páncreas, y de los resultados no publicados sobre aumento del tamaño y alteraciones patológicas de páncreas en animales de experimentación, aumento de enzimas pancreáticos en suero en el ser humano y casos de pancreatitis en los ensayos clínicos, así como las señales de posible riesgo de cáncer de páncreas presentes en las bases de datos de farmacovigilancia de varios países, la EMA ha comunicado que los datos de que dispone “no confirman las preocupaciones expresadas recientemente sobre un aumento del riesgo de acontecimientos adversos pancreáticos con estos fármacos”.

BMJ preguntó a la EMA cuáles eran los datos que esta revisó, así como por el significado de “acontecimientos adversos pancreáticos”. La EMA respondió que publicaría próximamente un informe completo.

En un pequeño estudio publicado en Diabetes se analizaron los páncreas de ocho donantes de órganos que habían tomado un incretinmimético (7 con sitagliptina y 1 con exenatida) por lo menos durante un año, 12 páncreas de otras personas con diabetes que no habían tomado ninguno de estos fármacos, y 14 de personas sin diabetes. Por término medio, los páncreas de los que habían tomado un incretinmimético mostraron un tamaño un 40% más grande, y mostraron más alteraciones precancerosas. Además, se apreció hiperplasia de células alfa en 7 de los 8 expuestos a incretinmiméticos, 3 presentaron microadenomas derivados de células alfa, y uno presentó un tumor neuroendocrino derivado de células alfa. La EMA consideró que este estudio tenía demasiadas limitaciones para poder sacar conclusiones.

Los incretinmiméticos estimulan las células ß y suprimen el glucagon fabricado por las células alfa, y los resultados del estudio citado sugieren que esto podría dar lugar a hiperplasia (compensadora) de células alfa. Las pruebas de hiperplasia de células alfa se han obtenido en estudios de diseños diferentes, lo que otorga plausibilidad a este hallazgo.