Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 31/5/2020
SIETES contiene 93020 citas

 
Ref. ID 95136
 
Tweet
Feely MA, Mabry TM, Lohse CM, Sems SA, Mauck KF. Safety of clopidogrel in hip fracture surgery
Mayo Clinic Proceedings (Mayo Clin Proc)
febrero 2013
Volumen 88 nº 2 página(s) 149-56

Tras una fractura de cuello de fémur es preciso intervenir quirúrgicamente lo más pronto posible. Sin embargo, si la fractura es sufrida por un paciente que recibe tratamiento con clopidogrel, el cirujano generalmente teme una hemorragia operatoria excesiva y pospone la intervención. El prospecto de clopidogrel dice (en Estados Unidos): “Si el paciente debe ser sometido a una intervención quirúrgica y no se desea un efecto antiagregante, se recomienda suspender la administración del fármaco durante 5 días antes de la intervención". [La ficha técnica española dice lo siguiente: "Si el paciente se va a someter a una intervención quirúrgica programada y temporalmente no se desea un efecto antiagregante, la administración de clopidogrel se debe suspender 7 días antes de la intervención". En España (¿y en la UE?) hay que esperar dos días más para operar al paciente.]

El objetivo de este estudio fue comparar el curso clínico de la intervención quirúrgica por fractura de cuello de fémur en pacientes que estaban tomando clopidogrel en el momento de la intervención, con el curso en pacientes que no tomaban clopidogrel.

MÉTODOS: Se realizó un estudio retrospectivo de cohortes de base poblacional, en el que se compararon pacientes que tomaban clopidogrel con pacientes que no lo tomaban en el momento de la intervención quirúrgica para corregir la fractura, en un período de 14 años (de 1996 a 2010) en la Clínica Mayo. La variable principal fue hemorragia perioperatoria y muerte. Las variables secundarias fueron los acontecimientos trombóticos perioperatorios.

RESULTADOS: Se identificó a 40 pacientes con fractura de cuello de fémur (edad media, 83 años) que estaban tomando clopidogrel en el momento del ingreso y que fueron sometidos a intervención quirúrgica en las 36 h siguientes. Estos 40 casos fueron comparados con 80 controles (emparejados por edad, sexo y algunas otras variables) que también fueron sometidos a intervención por fractura de cuello de fémur. El tiempo medio entre ingreso e intervención en ambas cohortes nunca sobrepasó las 36 h.

Se registraron dos hemorragias graves en el grupo clopidogrel, y 3 en el grupo control (diferencia no significativa). No se observó diferencia de la incidencia de una variable más amplia de efecto hemorrágico (hemorragia grave + necesidad de transfusión + caída del nivel de hemoglobina): 48% en la cohorte de clopidogrel, comparado con 45% en la cohorte de control [RR=1,06 (IC95%, 0,70-1,58); p=0,80]. La mortalidad al cabo de un año fue de 28% en la cohorte clopidogrel y 29% en la cohorte de control [HR=1,33 (IC95%, 0,84-2,12); p=0,23].

CONCLUSIÓN: Aunque el pequeño tamaño del estudio impide sacar conclusiones definitivas, no se hallaron pruebas de que el tratamiento quirúrgico inmediato de la fractura de cuello de fémur en pacientes que toman clopidogrel comprometa el pronóstico postoperatorio.