Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 14/10/2019
SIETES contiene 92822 citas

 
Ref. ID 95083
 
Tweet
Gotzsche PC, Jorgensen KJ. The benefits and harms of breast cancer screening
The Lancet (Lancet)
9 de marzo 2013
Volumen 381 nº 9869 página(s) 799

El grupo de trabajo independiente sobre cribado del cáncer de mama calcula que se evitará una muerte de una mujer por cáncer de mama por cada tres que son innecesariamente diagnosticadas de cáncer. Esta estimación es, de lejos, demasiado positiva. El grupo de trabajo no prestó atención a cuestiones importantes de nuestra aportación realizada en febrero de 2012.

El grupo de trabajo utilizó resultados de nuestra revisión Cochrane, pero no consideró que algunos ensayos son más fiables que otros, y calculó un efecto del cribado de 20%. Sobre la base de la suposición que este efecto sería el mismo en la actualidad y que no disminuiría hasta los 79 años de edad, 10 años después de que cesara el cribado, el grupo de trabajo calculó que en el Reino Unido el cribado evita unas 1.300 muertes anuales por cáncer de mama. Estos errores son graves.

Contrariamente a la opinión del grupo de trabajo, los importantes avances terapéuticos introducidos desde que se realizaron los ensayos reducirían considerablemente el efecto del cribado. Una mujer que hubiera muerto sin cribado en el pasado podría actualmente vivir tanto más, a causa del mejor tratamiento, que podría morir de un infarto de miocardio. En estas mujeres el cribado puede no tener ningún efecto.

La concienciación sobre el cáncer de mama también ha dado lugar a una reducción del efecto del cribado. El grupo de trabajo no piensa que en los ensayos la atribución de la causa de la muerte fuera un problema. En la revisión Cochrane y en nuestra comparecencia ante el grupo de trabajo hemos documentado de sobras que este problema es enorme, y que sesga inevitablemente los resultados de los ensayos a favor del cribado, incluso en los casos en los que se ha utilizado evaluaciones a ciegas.

El grupo de trabajo consideró que en los ensayos sobre cribado del cáncer de mama la mortalidad por todas las causas no es una variable adecuada, porque los ensayos no habían sido diseñados con suficiente poder estadístico para analizar esta variable. La idoneidad o no de una variable no tiene nada que ver con el poder estadístico. Lo que importa es si la variable es fiable, y puesto que la mortalidad por cáncer de mama no lo es, necesitamos examinar otras variables de mortalidad. El cribado no redujo la mortalidad por todas las causas ni la mortalidad por cáncer, incluido el cáncer de mama [RR=1,02 (IC95%, 0,95-1,10)]. También es importante tener en cuenta que algunas de las mujeres sanas diagnosticadas innecesariamente morirán a causa de los efectos del tratamiento que reciben para su (falso) cáncer de mama. Por ejemplo, la radioterapia da lugar a un aumento de la mortalidad por cardiopatía de un 27%. El grupo de trabajo basó su cálculo de 19% de diagnóstico excesivo en ensayos que sólo duraron 7 a 9 años, a pesar de que se ofrece cribado durante 20 años. La estimación de diagnóstico excesivo e incorrecto en la revisión Cochrane fue de 29%, y en estudios observacionales, en Dinamarca (con un grupo de control ideal porque un 80% de la población no fue sometida a cribado durante 17 años), se ha calculado un 33% de diagnósticos excesivos incorrectos (falsos positivos). En una revisión sistemática sobre la experiencia en países con programas organizados de cribado la proporción fue de 52%.

Los autores se preguntan si es aceptable que cada año una iniciativa de salud pública convierta innecesariamente a miles de mujeres sanas en pacientes de cáncer, cáncer que resulta ser mortal en algunas de ellas.
Citas relacionadas Citas relacionadas 95084