Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/10/2018
SIETES contiene 92571 citas

 
Ref. ID 94868
 
Tweet
Gaist D, Wallander M-A, González-Pérez A, García-Rodríguez LA. Incidence of hemorrhagic stroke in the general population: validation of data from The Health Improvement Network
Pharmacoepidemiology and Drug Safety (Pharmacoepidemiol Drug Saf)
febrero 2013
Volumen 22 nº 2 página(s) 176-82

OBJETIVO: Se analizó la validez de un método para identificar casos de hemorragia intracerebral (HIC) y de hemorragia subaracnoidea (HSA) en la base de datos THIN (de atención primaria) y se estimó su incidencia.

MÉTODOS: Se identificó a pacientes de 20 a 89 años de edad, que fueron sometidos a seguimiento bien hasta que se detectó HIC o HSA, bien cuando el paciente cumplió 90 años de edad, bien en caso de muerte o bien hasta el final del estudio. Se revisaron manualmente las historias clínicas; los casos no descartados se convirtieron en casos potenciales. Se realizó un estudio de validación en 400 casos detectados por medios informáticos (333 confirmados como casos potenciales y 67 descartados). Los médicos de familia rellenaron un cuestionario para determinar la verdadera incidencia de HIC y HSA entre estos casos. También se estimaron las incidencias de HIC y de HSA en la totalidad de la cohorte.

RESULTADOS: Se identificó a 4.330 pacientes con un código READ (sistema de clasificación) sugestivo de ictus hemorrágico. Se revisaron los perfiles de los pacientes con comentarios de texto libre de manera manual, con lo que se identificaron 3.633 casos potenciales. Se recibieron respuestas al cuestionario de los médicos de familia referentes a 306 casos potenciales y 63 casos descartados (tasa de respuesta de 92%); se confirmaron un 82% de los casos potenciales. Finalmente, se identificaron 3.137 casos de ictus hemorrágico. La incidencia no ajustada de la HIC fue de 15 por 100.000 personas y año, y la de la HSA fue de 11 por 100.000 y año, y aumentaba mucho con la edad.

En el trabajo hay una gráfica con la incidencia de HIC y HSA por grupos de edad, en la que se aprecia claramente el aumento exponencial de la incidencia en función de la edad.

CONCLUSIONES: La detección informatizada de casos de ictus hemorrágico en la base de datos THIN seguida de revisión manual de las historias clínicas constituye un método válido para la identificación de casos. La incidencia de ictus hemorrágico aumenta fuertemente con la edad.