Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/12/2019
SIETES contiene 92855 citas

 
Ref. ID 94861
 
Tweet
Anónimo. Tinnitus
Drug and Therapeutics Bulletin (Drug Ther Bull)
febrero 2013
Volumen 51 nº 2 página(s) 20-4

Alrededor de 10% de las personas experimentan zumbidos de oídos subjetivos, consistentes en la percepción de ruido sólo audible para el paciente, en ausencia de estímulos auditivos externos. Pueden ser debidos a pérdida de audición, ansiedad, depresión, trastornos del sueño, problemas de concentración o reducción de la calidad de vida.

En alrededor de 0,5% de los afectados es extraordinariamente molesto.

Los principales factores de riesgo son edad, exposición significativa a ruidos, fármacos (por ej., aminoglucosídicos, AINE, diuréticos) o trastornos del oído externo, medio o interno o del nervio auditivo (que pueden ser causados por presencia de cera en el oído, infecciones, un schwannoma vestibular, otoesclerosis, etc.). Podrían ser debidos a una excesiva actividad espontánea en el sistema auditivo y el cerebro; si la señal (normalmente suprimida por el subconsciente) es notada por el paciente, se hace más intrusiva y molesta, en un círculo vicioso.

En este artículo se describe el tratamiento sintomático, farmacológico y no farmacológico de los zumbidos de oídos subjetivos en adultos. No se describe el tratamiento de las causas de los zumbidos de oídos.

Entre los tratamientos no farmacológicos se describen la acupuntura (“los ensayos son insuficientes para sacar conclusiones definitivas”), el entrenamiento de la percepción auditiva (“las pruebas no son suficientemente sólidas para guiar el tratamiento”), la terapia cognitiva conductual (efecto de escasa magnitud y de magnitud moderada en un ensayo en el que se asoció a revisión “multidisciplinaria” de la vida cotidiana del paciente), audífonos (no hay ensayos clínicos), oxígeno hiperbárico (no produce mejoría significativa cuando son crónicos, imposible evaluar los resultados en zumbidos agudos), hipnoterapia (los autores de una revisión sistemática concluyeron que la hipnoterapia relaja y da bienestar y hace más soportables los zumbidos de oídos), la información y educación (ensayos clínicos de calidad intermedia indicarían que es eficaz), el láser a intensidad baja (un ensayo positivo y otro negativo), la terapia de relajación (hay pruebas de su eficacia para hacer que los zumbidos sean menos molestos), estimulación magnética transcraneal repetida (algunas pruebas aparentes de eficacia obtenidas en ensayos clínicos), enriquecimiento del ruido o terapia de enmascaramiento (consistente en música tranquila y plana, ruido de un ventilador o de una fuente) (tres ensayos, calidad moderada y eficacia no significativa), terapia de restricción de los zumbidos (una combinación de información y terapia de enmascaramiento) (pruebas de baja calidad sugieren que sería más eficaz que el enmascaramiento), ultrasonidos (dos ensayos clínicos con resultados aparentemente negativos).

Los tratamientos farmacológicos revisados son acamprosato (dos ensayos aparentemente positivos, con 40 y 41 pacientes, respectivamente, de corta duración y de significación o relevancia clínica dudosas) anticonvulsivantes (7 ensayos en un total de 453 pacientes, y dos metanálisis con resultados dudosos sobre eficacia), antidepresivos (6 ensayos clínicos en una revisión Cochrane con 610 pacientes en total, generalmente de baja calidad, en los que se observó mejoría leve en todos los de tricíclicos probablemente atribuible a sesgo metodológico; un ensayo de baja calidad con trazodona; un metanálisis que concluye que no son eficaces y un ensayo clínico más reciente con sertralina en 75 pacientes, en el que esta fue superior a placebo en la mejoría de la calidad de vida, aunque no se especificó la magnitud del efecto), Ginkgo biloba (3 ensayos clínicos controlados con placebo, no se halló eficacia en ninguno de ellos) y melatonina (dos ensayos clínicos, uno de elevada calidad, otro de calidad intermedia, número de pacientes no especificado, posible efecto beneficioso de magnitud moderada).