Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/12/2019
SIETES contiene 92850 citas

 
Ref. ID 94807
 
Tweet
Háberg SE, Trogstad L, Gunnes N, Wilcox AJ, Gjessing HK, Samuelsen SO, Skrondal A, Cappelen I, Engeland A, Aavitsland P, Madsen S, Buajordet I, Furu K, Nafstad P, Vollset SE, Feiring B, Nokleby H, Magnus P, Stottenberg C. Risk of fetal death after pandemic influenza virus infection or vaccination
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
24 de enero 2013
Volumen 368 nº 4 página(s) 333-40

Durante la epidemia de gripe A de 2009 se plantearon dudas e incertidumbres sobre la necesidad de vacunar a las mujeres embarazadas y la seguridad de la vacuna en esta población. El objetivo de este estudio fue explorar la seguridad de la vacuna en mujeres embarazadas.

MÉTODOS: Se conectaron registros nacionales de Noruega e información sobre consultas médicas, para determinar si hubo diagnóstico de gripe, si la mujer estaba vacunada, incidencias sobre el nacimiento e información general sobre el embarazo antes, durante y después de la epidemia. Estudio financiado por el Instituto Noruego de Salud Pública.

RESULTADOS: Entre 2009 y 2010 hubo 117.347 gestaciones elegibles. La mortalidad fetal fue de 4,9 muertes por 1.000 nacimientos. Durante la epidemia, se vacunó a un 54% de las mujeres embarazadas en el segundo o el tercer trimestre.

La vacunación de las embarazadas redujo considerablemente el riesgo de diagnóstico de gripe [HR=0,30 (IC95%, 0,25-0,34)]. Entre las mujeres embarazadas con un diagnóstico clínico de gripe, la vacunación durante el embarazo no redujo de manera significativa el riesgo de muerte fetal [HR=0,88 (IC95%, 0,66-1,17)].

CONCLUSIONES: Los autores concluyen que la infección por el virus de la “gripe pandémica” durante el embarazo se asoció a un aumento del riesgo de muerte fetal. La vacunación durante el embarazo redujo el riesgo de diagnóstico de gripe. La propia vacuna no se asoció a un aumento de la mortalidad fetal y podría haber reducido el riesgo de muerte fetal mediada por la gripe durante la pandemia.

[Estudio intoxicador:

1) Con variables blandas (como “diagnóstico de gripe”) se pretende establecer la supuesta seguridad de la vacuna en mujeres embarazadas. Cuando se intentaba convencer a las mujeres embarazadas para que se dejaran vacunar, durante la epidemia, se les hablaba del riesgo de ingreso en UCI y del riesgo de muerte (de ellas), no de “recibir un diagnóstico de gripe”.

2) Se dan los resultados en forma de riesgo relativo (HR), sin referencia alguna en el resumen a los números absolutos. De hecho, hubo 113.331 embarazos no gemelares, entre los que se registraron 492 casos de muerte fetal (4,3 muertes por 1.000 nacimientos). Entre las 25.976 vacunadas se registraron 78 muertes fetales (3,0 por 1.000). Entre las 87.335 no vacunadas se registraron 414 muertes fetales (4,7 por 1.000). La diferencia “absoluta” fue pues de 1,7 por 1.000, lo que en un estudio observacional (con el evidente sesgo de selección que conlleva por el hecho de que las madres que se vacunan tienden a ser las que más “se cuidan”) no significa nada, aparte que no es estadísticamente significativa.

3) En Resultados se informa que durante la epidemia ingresaron en hospital 40 mujeres embarazadas (una “asociada” a muerte fetal). 40 mujeres de 113.331 equivale a 0,35%. No se informa sobre el número de ingresos en UCI ni sobre el número de muertes en hospital (que seguramente serían cero en ambos casos). No se informa sobre el estado vacunal de estas 40 mujeres que ingresaron en hospital.

4) Se habla de la seguridad de la vacuna, se sacan conclusiones sobre esta cuestión, pero no se examina la seguridad a largo plazo, sobre la madre y sobre el niño o niña.

5) Los editores de NEJM permiten una redacción tendenciosa del resumen: “el riesgo de muerte fetal fue reducido por la vacunación durante el embarazo, pero esta reducción no fue significativa”.]