Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/2/2020
SIETES contiene 92902 citas

 
Ref. ID 94663
 
Tweet
Dell'osso B, Lader M. Do benzodiazepines still deserve a major role in the treatment of psychiatric disorders? A critical reappraisal
European Psychiatry (European Psychiatry)
enero 2013
Volumen 28 nº 1 página(s) 7-20

Excelente revisión sobre benzodiacepinas, que incluye nociones de farmacología básica, una revisión sistemática sobre eficacia en las numerosas indicaciones propuestas, y sobre efectos indeseados. Se reproducen aquí las conclusiones:

Es preciso diferenciar la calidad de las pruebas sobre la eficacia de las benzodiacepinas según su indicación.

Por ejemplo, en los trastornos de ansiedad las pruebas sobre la eficacia de su uso por un corto período son sólidas en el trastorno de pánico y en el trastorno de ansiedad generalizada.

Las pruebas son de calidad intermedia en el tratamiento del trastorno de ansiedad social, y malas en el síndrome de estrés post traumático y en el trastorno obsesivo compulsivo.

Por un lado, el rápido inicio de los efectos y la seguridad (por ejemplo, bajo riesgo de intoxicación aguda grave) dificultan incluso contemplar la renuncia a las benzodiacepinas en la práctica clínica.

Sin embargo, los efectos indeseados, sobre todo los derivados de su empleo prolongado, y la posibilidad que sean motivo de abuso y causen dependencia, obligan a recomendar un uso más prudente que el anteriormente recomendado [se supone que por los mismos autores, M Lader fue uno de los que más publicó en los años setenta y ochenta sobre (las bondades de las) benzodiacepinas.]

La relación beneficio/riesgo es positiva para su empleo breve, pero discutible una vez el tratamiento se prolonga más allá de la duración recomendada. En particular, el debate sobre si los efectos beneficiosos a corto plazo son superiores al posible riesgo de dependencia no ha sido nunca resuelto.

La aparición de otros fármacos eficaces en el tratamiento de la ansiedad y el insomnio está modificando los parámetros de este debate, porque las benzodiacepinas ya no parecen tan indispensables como se había creído inicialmente, cuando superaron a los barbitúricos. No sólo los psiquiatras, sino también los médicos de atención primaria, que son los principales prescriptores de benzodiacepinas, deben conocer estas novedades, y reconocer su utilización inadecuada (por ej., su empleo crónico sin eficacia o respuesta documentada).

Se han puesto en marcha iniciativas para mejorar el empleo de las benzodiacepinas, de formación continuada, auditoría y presentación de resultados al prescriptor, y se han establecido mecanismos de alerta, todo ello con la finalidad de concienciar sobre el uso potencialmente inadecuado de las benzodiacepinas.

La investigación debería dirigirse a tratar de identificar a las personas que se encuentran en riesgo particularmente elevado de dependencia o de incremento continuado de la dosis. Se deben explorar mejores estrategias para ayudar a los pacientes a dejar el fármaco, como el uso de flumacenil.