Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/3/2021
SIETES contiene 93212 citas

 
Ref. ID 94003
 
Tweet
Chowdhury R, Stevens S, Gorman D, Pan A, Warnakula S, Chowdhury S, Ward H, Johnson L, Crowe F, Hu FB, Franco OH. Association between fish consumption, long chain omega 3 fatty acids, and risk of cerebrovascular disease: systematic review and meta-analysis
British Medical Journal (BMJ)
3 de noviembre 2012
Volumen 345 nº 7881 página(s) 14

Este trabajo es un metanálisis de 12 ensayos clínicos y 26 estudios prospectivos (21 con información sobre la ingesta de aceite de pescado, 10 sobre la ingesta de ácidos grasos omega 3 de cadena larga y 4 sobre concentraciones séricas de ácidos grasos omega 3) sobre el efecto de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3 de cadena larga. En total se estudió a 794.000 participantes, en los que se registraron 34.817 casos de ictus.

Según los estudios de cohortes, el consumo de pescado dos a cuatro veces por semana, comparado con una vez por semana o menos, se asoció a una reducción de 6% del riesgo de ictus. Cuando se comparó el tercio de mayor consumo con el tercio de menor consumo, el RR de ictus fue de 0,90 (IC95%, 0,80-1,01).

El análisis de los resultados de estudios observacionales demostró que los biomarcadores de ácidos grasos omega 3 en sangre no se asocian a riesgo de ictus.

Los metanálisis de los resultados de ensayos clínicos, en los que los grupos tratados consumieron una media de 1,8 g de ácidos grasos omega 3 de cadena larga al día (alrededor de 10 a 20 veces la dosis de la dieta típica “occidental”) demostraron que estos suplementos no reducen el riesgo de ictus [RR=1,03 (IC95%, 0,94-1,12)].

Diez de los 12 ensayos clínicos fueron sobre prevención secundaria; en estos pacientes el grupo que recibió suplementos de ácidos grasos omega 3 de cadena larga mostró un aumento de 17% del riesgo de ictus, no significativo.

Los autores concluyen que el posible efecto beneficioso de la ingesta de pescado sobre el riesgo de ictus es probablemente consecuencia de la interacción entre numerosos nutrientes presentes en el pescado, y no puede atribuirse principalmente a los ácidos grasos omega 3 de cadena larga.
Citas relacionadas Citas relacionadas 94002