Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 31/5/2020
SIETES contiene 93020 citas

 
Ref. ID 93391
 
Tweet
Zhang J, Xie F, Delzell E, Chen L, Winthrop KL, Lewis JD, Saag KG, Baddley JW, Curtis JR. Association between vaccination for herpes zoster and risk of herpes zoster infection among older patients with selected immune-mediated diseases
Journal of the American Medical Association (JAMA)
4 de julio 2012
Volumen 308 nº 1 página(s) 43-9

La vacuna de virus vivos atenuados contra el herpes zóster está contraindicada en los pacientes tratados con fármacos anti-TNF y otros productos biológicos utilizados en el tratamiento de enfermedades inmunitarias.

El objetivo de este trabajo fue examinar la asociación entre vacunación contra el herpes zóster e incidencia de herpes zóster en pacientes con algunas enfermedades de mediación inmunitaria y en relación con la exposición a fármacos biológicos y otros utilizados en estos pacientes.

Se realizó un estudio retrospectivo de cohortes, sobre 463.541 afiliados a Medicare de 60 años o más, con una de las siguientes enfermedades: artritis reumatoide, psoriasis, artritis psoriásica, espondilitis anquilosante o enfermedad inflamatoria intestinal, entre 2006 y 2009.

Las variables principales fueron la tasa de incidencia de herpes zóster en los 42 días siguientes a la vacunación y la tasa pasados 42 días.

RESULTADOS: La duración mediana del seguimiento fue de 2,0 años. Un 4% de los pacientes recibió la vacuna contra el herpes zóster. La incidencia global no ajustada de herpes zóster fue de 7,8 casos por 1.000 años-persona (IC95%, 3,7-16,5) en los 42 días siguientes a la vacunación. La tasa entre los no vacunados fue de 11,6 casos por 1.000 años-persona (IC95%, 11,4-11,9).

Entre 633 pacientes expuestos a productos biológicos en el momento de la vacunación o en los 42 días siguientes no se registró ningún caso de herpes zóster ni de varicela. La vacunación contra el herpes zóster se asoció a un riesgo de herpes zóster en los 42 días siguientes de 0,61 (IC95%, 0,52-0,71).

Los autores concluyen que estos resultados no despejan la incertidumbre sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna. Entre los pacientes que presentaban determinadas enfermedades de mediación inmunitaria, recibir la vacuna no se asoció a un aumento de la incidencia de herpes zóster en las primeras semanas. Haber recibido la vacuna se asoció a una menor incidencia de herpes zóster a lo largo de una duración mediana de dos años.