Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 21/10/2020
SIETES contiene 93129 citas

 
Ref. ID 92939
 
Tweet
Uotani T, Sugimoto M, Nishino M, Kodaira C, Yamade M, Sahara S, Yamada T, Osawa S, Sugimoto K, Tanaka T, Umemura K, Watanabe H, Miyajima H, Furuta T. Ability of rabeprazole to prevent gastric mucosal damage from clopidogrel and low doses of aspirin depends on CYP2C19 genotype
Clinical Gastroenterology and Hepatology (Clin Gastroenterol Hepatol)
agosto 2012
Volumen 10 nº 8 página(s) 879-85

Ácido acetilsalicílico (AAS) y clopidogrel son antiagregantes plaquetarios y aumentan el riesgo de hemorragia gastrointestinal (HGI). Con el fin de evaluar si su combinación potencia este riesgo, si la reducción de la secreción ácida con un inhibidor de la bomba de protones (IBP) reduce este riesgo, y si el resultado varía según haya infección por Helicobacter pylori o según el genotipo del CYP2C19, se realizó un estudio cruzado de cuatro grupos en 20 voluntarios sanos en Japón.

MÉTODOS: Los participantes fueron seleccionados de modo que hubiera variabilidad en la infección por H pylori y en el genotipo CYP2C19 (metabolizadores rápidos, intermedios y lentos). Cada participante recibió cada una de las pautas siguientes de 7 días, en orden aleatorizado:

- AAS, 100 mg al día,

- clopidogrel, 75 mg al día,

- AAS + clopidogrel

- AAS + clopidogrel + rabeprazol (10 mg al día).

Cada fase comenzó dos semanas después de la anterior. Se practicó endoscopia y se realizaron pruebas de agregación plaquetaria al inicio y en los días 3 y 7 de cada fase.

En la segunda parte del estudio se midió la actividad agregante plaquetaria en los días 3, 7 en 30 participantes estratificados según su genotipo de CYP2C19 que recibieron AAS y clopidogrel durante 7 días.

RESULTADOS: En comparación con un grupo de control, las puntuaciones de lesión mucosa en los días 3 y 7 mostraron aumentos significativos desde el inicio con AAS solo, clopidogrel solo y AAS + clopidogrel. Estos incrementos fueron similares en todos los grupos. En los pacientes sin infección por H pylori la lesión mucosa fue significativamente menor en el grupo que recibió AAS + clopidogrel + rabeprazol en los días 3 y 7, que en los grupos de AAS solo y AAS + clopidogrel. La adición de rabeprazol no atenuó el efecto inhibidor plaquetario.

En el segundo estudio el efecto inhibidor plaquetario de clopidogrel, pero no el de AAS, fue diferente según el genotipo del CYP2C19.

Los autores concluyen que clopidogrel y AAS a dosis bajas causan un grado similar de lesión mucosa gástrica. Rabeprazol tiene un efecto preventivo sin reducir el efecto antiagregante plaquetario de clopidogrel. Sin embargo, su efecto preventivo varía según el genotipo CYP2C19 en individuos sin infección por H pylori.

COMENTARIO: La generalización de estos resultados resulta limitada por el bajo número de participantes en cada grupo, la corta duración de los tratamientos (de una semana) y la consideración de una variable imprecisa, clínicamente irrelevante (lesión mucosa). Además, la metodología y la atribución de participantes a los diferentes grupos según tuvieran o no infección por H pylori o según el genotipo CYP2C19 son complejas y confusas. La segunda parte del estudio sólo documentó los efectos de clopidogrel, pero no los de AAS, y varió según el genotipo CYP2C19. En otros estudios se ha establecido que tanto AAS como clopidogrel pueden causar HGI, quizá por mecanismos diferentes, y que este riesgo puede ser reducido con un IBP. La mayoría de los resultados clínicos no sugiere que el tratamiento concomitante con clopidogrel y un IBP disminuya el efecto antiagregante plaquetario de clopidogrel en la población general. Sin embargo, se debe individualizar el tratamiento según el riesgo individual de cada paciente y, “siempre que sea posible, según el genotipo CYP2C19” [??].