Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 92767
 
Tweet
Swanson SJ, Phares CR, Mamo B, Smith KE, Cetron MS, Stauffer WM. Albendazole therapy and enteric parasites iin United States - Bound refugees
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
19 de abril 2012
Volumen 366 nº 16 página(s) 1498-507

Desde mayo de 1999 los CDC recomiendan tratamiento “presuntivo” de parásitos intestinales en refugiados, con una dosis única de 600 mg de albendazol, administrado antes de viajar a Estados Unidos.

MÉTODOS: Se realizó un estudio retrospectivo de cohortes en 26.956 refugiados africanos y del sudeste asiático, en los que se realizó cribado de parásitos intestinales por examen microscópico de heces, antes de su instalación en Minnesota entre 1993 y 2007. Se calcularon las razones de prevalencia ajustadas de nematodos, esquistosomas, giardia y entamoeba en los refugiados que habían emigrado antes y los que habían emigrado después de la recomendación de los CDC.

RESULTADOS: Entre 4.370 refugiados no tratados, un 20,8% presentó como mínimo un nematodo en heces, en la mayoría de los casos uncinaria (en 9,2%). Entre 22.586 refugiados tratados con albendazol, sólo un 4,7% presentó uno o más nematodos, triquiuros en la mayoría de los casos (en 3,9%). Tras ajustar por sexo, edad y región, los refugiados que habían recibido albendazol mostraron menor probabilidad de presentar algún nematodo que los no tratados (razón de prevalencias de 0,19), así como menor probabilidad de uncinaria (razón de prevalencias de 0,07) y de triquiuros (razón de prevalencias de 0,27), pero no mostraron menor riesgo de presentar giardia ni entamoeba. Se identificaron huevos de esquistosoma solamente entre los refugiados africanos, y fueron menos prevalentes entre los que habían recibido albendazol (razón de prevalencias de 0,60).

Tras la implantación del protocolo de tratamiento con albendazol, los gérmenes más frecuentes entre 17.011 refugiados africanos fueron giardia (en 5,7%), triquiuro (en 5,0%) y esquistosoma (en 1,8%); entre 5.575 refugiados del sudeste asiático sólo se registró una prevalencia elevada de giardia (17,2%). No se registraron efectos adversos graves del albendazol.

CONCLUSIONES: En refugiados recién llegados de África y del Sudeste Asiático, el tratamiento presuntivo con albendazol administrado antes de la partida hacia Estados Unidos se asoció a una disminución de la prevalencia de nematodos intestinales.