Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/12/2019
SIETES contiene 92850 citas

 
Ref. ID 92664
 
Tweet
Montastruc J-L. Médicaments déterminant HTA : du nouveau !
BIP31.fr (BIP31.fr)
2012
Volumen 19 nº 2 página(s) 19-20

La lista de fármacos susceptibles de desequilibrar o de revelar una hipertensión arterial es clásica: regaliz (y carbenoxolona), glucocorticoides (a causa de su efecto mineralocorticoide), AINE (a causa de su efecto de retención de sodio y agua), epoetinas (porque dan lugar a un incremento de la masa de sangre), hormonas tiroideas (levotiroxina), combinaciones de estrógeno + progestágeno (por su efecto mineralocorticoide y sobre el anabolismo proteico) e inmunosupresores inhibidores de la calcineurina (ciclosporina, tacrólimo y otros).

Se recuerdan otros fármacos también posibles causantes de hipertensión arterial:

- Simpaticomiméticos, bien indirectos (anfetamínicos, efedrina y derivados) o directos, sobre todo los agonistas alfa-adrenérgicos utilizados como vasoconstrictores nasales. Una ocasión más para recordar que la administración de un fármaco de manera local no ahorra los efectos indeseados sistémicos).

- Antidepresivos, sobre todo los inhibidores de la recaptación de monoaminas (serotonina y/o noradrenalina), como venlafaxina o duloxetina, fármacos que incrementan las concentraciones de estas monoaminas en la sinapsis.

- Inhibidores de la angiogénesis, bien anticuerpos monoclonales que bloquean el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), como bevacizumab, o bien los inhibidores de las tirosin-cinasas (imatinib y análogos). El mecanismo, objeto de controversia, consistiría en una disminución de la producción de NO en las arteriolas y los vasos determinantes de las resistencias periféricas a la circulación.

- Modafinilo, que de hecho se comporta como un agonista alfa-adrenérgico.

- Cocaína, que es inhibidora de la recaptación de monoaminas.

- El efecto a largo plazo de la cafeína sobre la presión arterial es objeto de controversia. Se trata de un equilibrio entre el efecto simpaticomimético agudo y la acción vasodilatadora dependiente del endotelio con activación de los receptores de la adenosina.

Más información en el artículo que se cita en esta nota, publicado en Rev Med Suisse 2012;8:28).