Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 25/2/2021
SIETES contiene 93212 citas

 
Ref. ID 91475
 
Tweet
Pressanis AM, Pebody RG, Paterson BJ, Tom BDM, Birrell PJ, Charlett A, Lipsitch M, de Angelis D. Changes in severity of 2009 pandemic A/H1N1 influenza in England: a Bayesian evidence synthesis
British Medical Journal (BMJ)
14 de septiembre 2011
Volumen 343 página(s) d5408

OBJETIVO: Evaluar el impacto de la pandemia de gripe A/H1N1 de 2009 en Inglaterra en ocasión de las dos olas de actividad hasta final de febrero de 2010, a través del cálculo de probabilidad de complicaciones graves y de la proporción de la población que resultó infectada.

MÉTODOS: Se realizó una síntesis de todos los datos disponibles de vigilancia epidemiológica con métodos bayesianos, para estimar la gravedad de la pandemia. Se usaron datos de todos los sistemas de vigilancia, recogidos entre junio de 2009 y febrero de 2010. Los sistemas de vigilancia anteriores a la pandemia se basaron en información sobre actividad asistencial del NHS por gripe y en encuestas transversales serológicas de población. Durante la pandemia también se usaron datos de sistemas puestos en marcha específicamente para ella. Se calcularon las probabilidades específicas para grupos de edad y para cada una de las dos olas de la pandemia de infección y de infección sintomática que daba lugar a ingreso hospitalario, ingreso en UCI o muerte, así como las tasas de contagio (sintomática y total). También se calcularon las probabilidades de ingreso en UCI y de muerte para los pacientes que fueron hospitalizados.

RESULTADOS: En la ola de verano, un 0,54% (IC95%, 0,33%-0,82%) de los casos sintomáticos de gripe calculados [606.100 (IC95%, 419.300-886.300)] ingresaron en hospital, un 0,05% (IC95%, 0,03%-0,08%) ingresaron en UCI y un 0,015% (IC95%, 0,010%-0,022%) fallecieron. Estas cifras corresponden a 3.200 (IC95%, 2.300-4.700) ingresos hospitalarios, 310 (IC95%, 200-480) ingresos en UCI y 90 (IC95%, 80-110) muertes en la ola de verano.

En la segunda ola, ingresó en hospital un 0,55% (IC95%, 0,28%-0,89%) de los 1.352.000 (IC95%, 829.900-2.806.000) casos sintomáticos estimados, ingresó en UCI un 0,10% (IC95%, 0,05%-0,16%) y falleció un 0,025% (IC95%, 0,0013%-0,040%). Estas cifras corresponden a 7.500 ingresos hospitalarios (IC95%, 5.900-9.700), 1.340 ingresos en UCI (IC95%, 1.030-1.790) y 240 muertes (IC95%, 210-280).

Se calcula que poco más de una tercera parte de las infecciones fue sintomática.

Por lo tanto, las probabilidades estimadas de complicaciones en verano fueron 0,19% (IC95%, 0,121%-0,29%) para ingreso hospitalario, 0,02% (IC95%, 0,01%-0,03%) para ingreso en UCI y 0,005% (IC95%, 0,004%-0,008%) para muerte. En invierno (segunda ola), las cifras correspondientes fueron 0,19% (IC95%, 0,10%-0,32%), 0,03% (IC95%, 0,02%-0,06%) y 0,009% (IC95%, 0,004%-0,014%).

Se calcula que un 30% (IC95%, 20%-43%) de los ingresos hospitalarios fue detectado por los sistemas de vigilancia en verano, comparado con 20% (IC95%, 15%-25%) en la segunda ola.

En ambas olas, se calcula que en el momento central había 11,2% (IC95%, 7,4%-18,9%) de la población inglesa infectada, cifra que alcanzó 29,5% (IC95%, 16,9%-64,1%) en la franja de 5 a 14 años de edad.

Los análisis de sensibilidad de los datos examinados sugieren que la tasa de contagio podría haber sido baja, de 5,9% (IC95%, 4,2%-8,7%), o bien alta, de 28,4% (IC95%, 26,0%-30,8%). En la segunda ola, la probabilidad de que la infección causara la muerte fue para la estimación alta de 0,017% (IC95%, 0,011%-0,024%) y para la estimación baja de 0,0027% (IC95%, 0,0024%-0,0031%).

CONCLUSIONES: Los resultados de este estudio sugieren que la pandemia fue suave y se caracterizó por tasas de infección y de gravedad que aumentaron en la segunda ola. Los resultados también indican una tasa de identificación de casos baja, lo que, según los autores, pone de relieve la importancia de contar con sistemas que permitan una estimación sólida de la gravedad, informen sobre las respuestas sanitarias más adecuadas, particularmente a la luz del aparente resurgimiento de la cepa 2009 A/H1N1 en la temporada 2010-11.

[Como se puede comprobar, ninguna crítica ni autocrítica por haber sembrado el terror. Es más, se amenaza con volver a sembrar el terror en el próximo invierno.]