Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/11/2020
SIETES contiene 93161 citas

 
Ref. ID 91143
 
Tweet
Anónimo. Medicines interactions: the role of P-glycoprotein
Prescriber Update (Prescriber Update)
septiembre 2011
Volumen 32 nº 3 página(s) 21-2

La glucoproteína P (GP) es el transportador de membrana más conocido. Fue identificada en los años setenta como causa de resistencia de células neoplásicas a varios fármacos. En la actualidad se sabe que su principal función es proteger el organismo de sustancias perjudiciales por varios mecanismos: devuelve a la luz intestinal algunos fármacos absorbidos desde ella, mantiene la integridad de la barrera hematoencefálica (BHE) y extrae fármacos presentes en riñones e hígado hacia la orina y la bilis, respectivamente.

Glucoproteína P e interacciones farmacológicas

La GP es en parte responsable de la eliminación de fármacos por el riñón y el hígado. Este sistema de transporte activo es saturable y puede ser inhibido e inducido y puede ser objeto de interacciones entre fármacos o entre fármacos y alimentos.

La localización de las interacciones mediadas por la GP en el organismo varía y constituye un importante determinante de la relevancia clínica de las interacciones que ocurren en ella. Así por ejemplo, la interacción entre loperamida y quinidina se debe a inhibición de la GP en la BHE, lo que da lugar a efectos adversos sobre sistema nervioso central. La interacción entre digoxina y verapamilo ocurre en la GP hepática y renal y el resultado es una reducción de la excreción de digoxina.

Las propiedades farmacocinéticas de los fármacos también determinan las interacciones en las que participa la GP. Los fármacos que son casi totalmente absorbidos a partir del tubo digestivo son menos susceptibles a interacciones con inhibidores de la GP. Para los fármacos administrados por vía intravenosa, las interacciones sobre la GP gastrointestinal son irrelevantes. La interacción entre ketoconazol y dabigatrán ocurre en el intestino, y la consecuencia es un aumento de la absorción de etexilato de dabigatrán.

Interacciones farmacológicas de la glucoproteína P de relevancia clínica

Hasta hace poco sólo se habían identificado digoxina y el bloqueador ß-adrenérgico talinolol como substratos de la GP no metabolizados por el citocromo P450. Recientemente el dabigatrán (que es un profármaco que debe ser metabolizado a su forma activa, que no es substrato de la GP) también ha sido identificado como substrato de la GP. Dado que el etexilato de dabigatrán es rápidamente convertido en su metabolito activo, las interacciones sobre la GP sólo ocurren en el tubo digestivo. Esto implica que la significación clínica de las interacciones con inhibidores potentes es variable. Así por ejemplo, mientras la claritromicina da lugar a un aumento de las concentraciones de digoxina (por inteeracción sobre la GP renal), no produce interacción significativa con dabigatrán (que ocurriría en la GP gastrointestinal).

Habitualmente las interacciones sobre la GP no modifican las concentraciones plasmáticas en una medida similar a las interacciones sobre el citocromo P450. Hasta la aprobación de dabigatrán estas interacciones eran sólo clínicamente relevantes para la digoxina, debido a su estrecho margen terapéutico. Hasta la actualidad son se han identificado cuatro fármacos capaces de dar lugar a un incremento de las concentraciones plasmáticas de digoxina (Cmax o AUC) de más del doble: valspodar, quinidina, amiodarona y ciclosporina.

A continuación se indican algunos fármacos que pueden afectar o ser transportados por la GP:

Substratos: digoxina, loperamida, colchicina y dabigatrán.

Inhibidores: amiodarona, ketoconazol, itraconazol, eritromicina, claritromicina, ciclosporina, verapamilo, diltiacem, quinidina, inhibidores de la proteasa, sirólimo, tacrólimo, jugo de pomelo.

Inductores: rifampicina, hierba de San Juan (hipérico), carbamacepina, fenitoína.