Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/1/2020
SIETES contiene 92881 citas

 
Ref. ID 89239
 
Tweet
Spurling GK, Mansfield PR, Montgomery BD, Lexchin J, Doust J, Othman N, Vitry AI. Information from pharmaceutical companies and the quality, quantity, and cost of physicians' prescribing: a systematic review
PLOS Medicine (PLOS Medicine)
10 de octubre 2010
Volumen 7 nº 10 página(s) 352

ANTECEDENTES: En 2004 en Estados Unidos las compañías farmacéuticas gastaron 57.500 M$ en promoción comercial. La industria afirma que la promoción comercial ofrece información científica educativa al médico. Aunque algunos estudios han sugerido que la promoción puede influir de manera adversa sobre la prescripción, las opiniones de los médicos sobre esta cuestión varían. El objetivo de esta revisión fue examinar la relación entre exposición a la información de las compañías farmacéuticas y la calidad, cantidad y coste de la prescripción médica,

MÉTODOS: Se realizó una búsqueda bibliográfica de estudios sobre médicos con derecho a prescribir que habían estado expuestos a información promocional o de otro tipo procedente de compañías farmacéuticas. Estas exposiciones fueron visitas de visitadores médicos, anuncios en revistas, asistencia a reuniones patrocinadas sobre medicamentos, información enviada por correo, software para la prescripción y participación en ensayos clínicos.

Las variables medidas fueron calidad, cantidad y coste de la prescripción. La búsqueda se realizó en las siguientes bases de datos: Medline (1966 a febrero de 2008), International Pharmaceutical Abstracts (1970 a febrero de 2008), Embase (1997 a febrero de 2008), Current Contents (2001 a 2008) y Central (The Cochrane Library número 3, 2007), con los términos desarrollados en colaboración con un bibliometrista. Además, se revisaron las listas de referencias bibliográficas y se contactó con expertos y con compañías farmacéuticas para completar la información.

Dos autores evaluaron de manera independiente entre sí los ensayos clínicos con distribución aleatoria y los estudios observacionales. Los estudios con información insuficiente para esta evaluación fueron excluidos. Se obtuvo el texto completo de 255 artículos de las bases de datos electrónicas (7.185 estudios) y de otras fuentes (138 estudios). A continuación se excluyeron los artículos que no cumplían los criterios de inclusión (179) o los criterios de evaluación de la calidad del estudio (18), lo que dejó finalmente 58 estudios con 87 análisis diferentes. Los resultados fueron resumidos por dos autores también de manera independiente entre sí y se preparó un resumen narrativo según las recomendaciones MOOSE.

RESULTADOS: Del conjunto de estudios en los que se examinaron resultados de calidad de la prescripción, en cinco se hallaron asociaciones entre exposición a información de compañías farmacéuticas y menor calidad de la prescripción, en cuatro no se halló tal asociación y en uno se hallaron asociaciones con mejor y también con peor prescripción.

En 38 estudios se hallaron asociaciones entre exposición a información comercial y mayor frecuencia de prescripción, y en 13 no se hallaron diferencias.

En cinco estudios se hallaron pruebas de una asociación con coste más elevado, en cuatro no se halló tal asociación y en uno se halló una asociación con coste menor.

Los resultados variables encontrados en la síntesis narrativa fueron confirmados por un metanálisis de los estudios sobre frecuencia de la prescripción, en el que se identificó heterogeneidad entre ellos.

La principal limitación de esta revisión es que la mayoría de los estudios incluidos habían sido observacionales.

CONCLUSIONES: Con raras excepciones, los estudios sobre exposición a información ofrecida directamente por compañías farmacéuticas han hallado asociaciones con mayor frecuencia de la prescripción, costes más elevados o peor calidad de la prescripción, o bien no han hallado asociaciones significativas. No se hallaron pruebas de mejorías netas de la prescripción, pero las publicaciones disponibles no permiten excluir la posibilidad de que en ocasiones la prescripción mejore. A pesar de ello, los autores recomiendan al médico que aplique el principio de precaución y evite la exposición a la información suministrada por las compañías farmacéuticas.