Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 16/10/2019
SIETES contiene 92824 citas

 
Ref. ID 88866
 
Tweet
Swennen P. Financement par l'impôt ou par l'assurance: des modèles qui se sont rejoints
La Revue Prescrire (Prescrire)
agosto 2010
Volumen 30 nº 322 página(s) 632

En términos generales, los sistemas de salud de la UE se clasifican en dos grupos: los llamados beveridgianos y los llamados bismarckianos.

El sistema beveridgiano se caracteriza por ser financiado por los impuestos, gestión estatal con servicios públicos de salud y cobertura universal (la totalidad de la población). El ejemplo típico es el NHS británico, un sistema compartido por los países escandinavos y los países mediterráneos como España, Italia y Portugal.

El sistema bismarckiano se caracteriza por un seguro obligatorio de enfermedad fundamentado exclusivamente en el trabajo, pero que se ha generalizado poco a poco mediante su ampliación a grupos de población originalmente no protegidos (trabajadores autónomos, profesiones liberales, etc.), con cotizaciones proporcionales al salario, gestionados por los empresarios y los asalariados, y una combinación de servicios públicos y privados. Es por ejemplo el modelo de Alemania, con sus diferentes mutuas, así como otros países fundadores de la UE (Francia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo), al igual que Suiza y Austria.

Los 12 nuevos estados miembros de la UE han abandonado el antiguo sistema de salud centralizado de tipo soviético (Shemasko) durante los años noventa, para acogerse a un sistema bismarckiano de aseguramiento, excepto Letonia, que optó por un sistema nacional de salud.

De hecho esto es una simplificación y la situación es más compleja, porque la mayoría de países combinan características de uno u otro sistema. Así por ejemplo, la mayoría de los sistemas de aseguramiento tienen una financiación adicional a través de impuestos.

Según los indicadores utilizados para su evaluación, resulta superior un sistema bismarckiano o beveridgiano. Según un informe del Banco Mundial, en los países con sistema de seguro de enfermedad (pero no sistema nacional de salud), el gasto es más alto, pero los resultados de salud no son mejores que los de los países con sistema nacional de salud. Incluso se puede decir que con el sistema de seguro de enfermedad las actividades de salud pública son peores.