Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/3/2021
SIETES contiene 93212 citas

 
Ref. ID 88636
 
Tweet
Cumming J, Mays N, Daubé J. How New Zealand has contained expenditure on drugs
British Medical Journal (BMJ)
5 de junio 2010
Volumen 340 nº 7758 página(s) 1224-6

Se revisa el conjunto de medidas de política farmacéutica aplicado en Nueva Zelanda desde mediados de los años noventa, con el fin de contener los costes de la factura farmacéutica para el sistema de salud.

En el siguiente enlace se da información básica sobre parámetros como gasto en salud por persona, gasto público y gasto privado en salud por persona, gasto farmacéutico en relación al gasto en salud, densidad de médicos y enfermeros, etc.:

http://stats.oecd.org/Index.aspx?DatasetCode=HEALTH

El gasto medio de los países de la OCDE en medicamentos es de alrededor de 15% del gasto total en salud. Una mejora de la gestión de este gasto puede por lo tanto contribuir de manera importante a contener los costes. En los últimos años en Nueva Zelanda el gasto en medicamentos ha crecido a un ritmo inferior al de los demás países de la OCDE, y a la vez la cobertura de la población ha mejorado. En este artículo se describe el papel de la Agencia de Gestión Farmacéutica (Pharmaceutical Management Agency, PHARMAC) en la contención del gasto en medicamentos.

PHARMAC fue creada en 1993. Su objetivo era garantizar los mejores resultados en salud del uso de medicamentos fuera de los hospitales, con la financiación disponible. Desde su creación, la acción de PHARMAC se ha modificado, de modo que ya no sólo gestiona el presupuesto de medicamentos fuera de los hospitales, sino que además trabaja para garantizar un uso óptimo de los medicamentos, negocia precios y plazos de suministro de algunos medicamentos hospitalarios, gestiona la cesta de medicamentos oncológicos esenciales que deben estar disponibles para toda la población y gestiona circunstancias y sistemas excepcionales para personas con enfermedades raras.

PHARMAC es regida por un consejo de gobierno nombrado pero independiente, que rinde cuentas al ministro de salud y actúa en nombre de las 20 áreas de salud del país, las cuales planifican, adquieren y proveen los servicios de salud.

Una vez un medicamento es aprobado por la agencia de medicamentos del país, la compañía, si lo desea, puede solicitar su financiación pública a PHARMAC. Ésta decide si el medicamento va a ser financiado, el precio que el gobierno ofrece pagar por él y las condiciones de acceso. Los medicamentos no incluidos en la financiación deben ser enteramente pagados por el paciente. Además, hay una tasa de 3 $NZ (1,70 €) por cada receta de los financiados. Por otra parte, para algunos medicamentos PHARMAC puede haber fijado una financiación pública no completa, de modo que el usuario debe pagar el resto.

Hay actualmente unos 2.000 medicamentos (“ítems”, que debe equivaler a presentaciones o formatos) financiados. El procedimiento de selección aplicado está descrito con detalle en los siguientes enlaces:

PHARMAC. Operating policies and procedures of the pharmaceutical management agency (“PHARMAC”), 2006, que se encuentra en:

http://www.pharmac.govt.nz/2005/12/22/231205.pdf

y también están descritos en: PHARMAC. Prescription for pharmacoeconomic analysis: methods for cost-utility analysis, 2007, que se encuentra en:

www.pharmac.govt.nz/2007/06/19/PFPAFinal.pdf

Un comité farmacoterapéutico examina todas las solicitudes y emite una recomendación (que no siempre es seguida de manera automática). La decisión final se basa en nueve criterios:

1) Necesidades de la población a la que va destinado.

2) Necesidades particulares de poblaciones indígenas.

3) Disponibilidad y sostenibilidad de los medicamentos anteriormente disponibles.

4) Efectos beneficiosos y riesgos clínicos.

5) Coste-efectividad de cubrir la necesidad de salud al financiar el medicamento, comparada con la correspondiente a usar otros servicios de financiación pública, incluido el apoyo a la discapacidad.

6) Impacto presupuestario de los cambios en las pautas.

7) Costes directos para los usuarios.

8) Prioridades de financiación de la administración pública.

9) Cualquier otro criterio que PHARMAC considere que deba ser aplicado (tras consultas con terceros).

El peso de cada uno de estos criterios varía, pero la coste-efectividad es siempre clave