Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 88464
 
Tweet
Brownstein JS, Freifeld CC, Chan EH, Keller M, Sonricker AL, Mekaru SR, Buckeridge DL. Information technology and global surveillance of cases of 2009 H1N1 influenza
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
6 de mayo 2010
Volumen 362 nº 18 página(s) 1731-5

La aparición y diseminación global del virus de la gripe A (H1N1) ilustró no sólo los peligros de un mundo interconectado (por viajes), sino también las enormes posibilidades de los nuevos métodos de detección, seguimiento y respuesta frente a enfermedades infecciosas. Aunque la notificación formal, la vigilancia y las estructuras para la respuesta sanitaria son esenciales para proteger la salud pública, una nueva generación de instrumentos informáticos gratuitos, online y en tiempo real para el seguimiento de las enfermedades está ampliando la capacidad de los profesionales de la salud pública para detectar señales débiles en ámbito internacional.

HealthMap (http://healthmap.org) constituye un ejemplo de una nueva iniciativa para una vigilancia global y transparente de la salud pública. El sistema combina la recogida automatizada durante las 24 h con el procesamiento de los datos previa revisión por expertos y su análisis, para agregar las notificaciones según el tipo de enfermedad y su localización geográfica. HealthMap se asoció al NEJM para crear el mapa interactivo de la gripe H1N1 (www.healthmap.org/nejm). Los visitantes de la web podían filtrar las notificaciones según fueran casos confirmados o no, o casos mortales, o los de un período determinado de tiempo. Durante las dos oleadas epidémicas, HelathMap reunió más de 87.000 notificaciones de fuentes informales y oficiales (unas 43.000 en la oleada de abril a agosto y unas 43.000 entre agosto y diciembre).

Durante la epidemia por H1N1, HealthMap y otras iniciativas de seguimiento presentes en Internet ayudaron a superar determinadas limitaciones de los métodos tradicionales de seguimiento, como retrasos en las notificaciones, información inconsistente sobre cobertura poblacional y baja sensibilidad para detectar las enfermedades emergentes.

En términos generales, las herramientas y estrategias descritas en este artículo demuestran la capacidad de los sistemas de diseminación de la información de “internet 2” (es decir, aplicaciones para compartir información de manera interactiva) junto con recursos de revistas online para comunicar información de salud pública en tiempo real.