Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 1/7/2020
SIETES contiene 93059 citas

 
Ref. ID 86168
 
Tweet
Fjerstad M, Trussell J, Sivin I, Lichtenberg ES, Cullins V. Rates of serious infection after changes in regimens for medical abortion
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
9 de julio 2009
Volumen 361 nº 2 página(s) 145-51

ANTECEDENTES: Desde 2001 hasta marzo de 2006, los centros de planificación familiar de la organización Planned Parenthood en Estados Unidos ofrecían interrupción voluntaria del embarazo (IVE) médica (inducida con fármacos) principalmente con una pauta de mifepristona por vía oral seguida 24-48 h después de misoprostol vaginal. Algunos datos sugirieron que esta pauta podía aumentar la tasa de complicaciones infecciosas graves, lo que motivó que a principios de 2006 se modificara la vía de administración de misoprostol, que pasó de vaginal a bucal, y que se prescribieran antibióticos a todas las pacientes o se aplicara cribado y tratamiento de infección por clamidia a todas ellas. En julio de 2007 la organización comenzó a aplicar obligatoriamente tratamiento antibiótico preventivo a todas las IVE médicas.

MÉTODOS: Se realizó un análisis retrospectivo en el que se evaluaron las tasas de infecciones graves tras IVE médica durante un período en el que el misoprostol fue administrado por vía vaginal (hasta marzo de 2006), comparadas con las tasas tras el cambio a administración bucal de misoprostol y tras el inicio de las medidas adicionales de reducción de las complicaciones infecciosas.

RESULTADOS: Las tasas de infección grave disminuyeron de manera significativa tras los dos cambios (de misoprostol vaginal a misoprostol bucal y cribado universal y tratamiento de la infección por clamidia o bien profilaxis antibiótica en todos los casos). La tasa disminuyó en un 73%, de 0,93 por 1.000 IVE a 0,25 por 1.000 [reducción absoluta de 0,67 por 1.000, IC95%, 0,44-0,94); p<0,001]. La medida siguiente de tratamiento antibiótico profiláctico dio lugar a una reducción adicional de un 76% de la tasa de infecciones graves, que pasó de 0,25 por 1.000 a 0,06 por 1.000 [reducción absoluta de 0,19 por 1.000 (IC95%, 0,02-0,34); p=0,03].

CONCLUSIONES: La tasa de infecciones graves tras IVE médica disminuyó en un 93% tras pasar la administración de misoprostol de la vía vaginal a vía bucal, y aplicar una estrategia de profilaxis antibiótica para todas las pacientes.