Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 85602
 
Tweet
Anónimo. Trastorns dentals induïts per fàrmacs
Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya (Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya)
enero-febrero 2009
Volumen 7 nº 1 página(s) 1-3

Una amplia variedad de fármacos puede ser causa de trastornos dentales. Unos manchan los dientes, otros pueden lesionar su estructura (el esmalte, la dentina o el cemento). A pesar de ello, los trastornos dentales son raramente notificados al sistema de farmacovigilancia.

Coloración anormal

Pueden ser de múltiples causas: traumáticas, metabólicas (por ej., hiperbilirrubinemia neonatal intensa, porfiria) o alimentarias (por ej., fluorosis por alto contenido del agua o la sal en flúor). Las coloraciones intrínsecas causadas por fármacos son las producidas durante la odontogénesis; la coloración ocurre en el interior del diente y es irreversible. Son ejemplos la exposición a flúor y a tetraciclinas durante la infancia.

El flúor tiene efectos beneficiosos en la prevención de la caries dental, pero a dosis demasiado altas puede ser causa de coloración anómala por alteración del esmalte. Las formas moderadas se manifiestan en forma de líneas blancas y las más avanzadas en forma de manchas opacas blanquecinas. En los casos más graves aparecen manchas amarillentas o marronosas y zonas de erosión y de pérdida de sustancia.

Las tetraciclinas coloran los dientes de amarillo o marrón grisáceo, por unión irreversible a las estructuras calcificadas de los dientes cuando son administradas durante la odontogénesis. La coloración por tetraciclinas se asocia a hipoplasia del esmalte. Dado que la mineralización del diente no es completa hasta los 8 años, no deben ser usadas en menores de esta edad ni durante el embarazo o la lactancia. Además, en niños y adultos un tratamiento prolongado con minociclina puede dar lugar a coloración dental gris azulada y pigmentación del mismo color de piel y mucosas.

También puede ser causa de coloración intrínseca de los dientes la ciprofloxacina (color verdoso).

Las coloraciones extrínsecas son las que aparecen cuando los dientes ya son visibles en la boca. Son superficiales y generalmente se eliminan con el cepillado. Son causas posibles los enjuagues de clorhexidina (amarillo o marrón), el hierro (negro) y raramente amoxicilina + ácido clavulánico (amarillo o gris marronoso), cefaclor, claritromicina, cotrimoxazol, eritromicina, imipenem, rifabutina y linezolida.

Caries

Puede ser producida por cualquier medicamento que contenga azúcar como excipiente o por fármacos inductores de xerostomía (sequedad de boca) (antidepresivos tricíclicos, bloqueadores alfa-adrenérgicos, antihistamínicos). Se han notificado casos asociados a salbutamol inhalado, y a bloqueadores ß-adrenérgicos.

Erosión dental

Puede ser causada por fármacos que reducen el pH, como ácido acetilsalicílico (AAS), algunos preparados de aplicación tópica bucal o preparados de broncodilatadores en polvo (beclometasona, fluticasona, salmeterol, terbutalina).

Los fármacos causantes de bruxismo (agonistas y antagonistas dopaminérgicos, antidepresivos tricíclicos, ISRS, anfetamínicos) pueden causar lesiones dentarias.

Alteraciones del desarrollo dentario

La fenitoína puede dar lugar a malformaciones craneoencefálicas (síndrome hidantoínico) que incluyen alteraciones del desarrollod e los dientes. La quimioterapia antineoplásica en niños de corta edad también puede afectar el desarrollo dentario.

La ribavirina, utilizada en el tratamiento de la hepatitis C, también da lugar a friabilidad y rotura dentaria.

Hasta enero de 2005, en el Centro de Farmacovigilancia de Cataluña se habían recibido 22 notificaciones de sospecha de alteraciones dentarias por fármacos. las más frecuentes habían sido alteraciones de la coloración (19), sobre todo por antiinfecciosos (11), entre ellas 4 por amoxicilina + ácido clavulánico y dos por linezolida, además de 3 por suplementos de hierro.