Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 29/11/2020
SIETES contiene 93175 citas

 
Ref. ID 84885
 
Tweet
Aronson JK. Routes of drug administration: uses and adverse effects. Part 1: Intramuscular and subcutaneous injection
Adverse Drug Reaction Bulletin (Adv Drug React Bull)
diciembre 2008
Volumen 253 página(s) 971-4

Vía intramuscular

Algunas razones para administrar fármacos por vía intramuscular:

- Asegurar la observancia (por ej., inyección única de penicilina procaína para tratar la gonorrea, antipsicóticos para la esquizofrenia).

- Cuando la vía oral es ineficaz y la vía intramuscular es cómoda y bien tolerada (por ej., hidroxicobalamina en caso de déficit de vitamina B12).

- Cuando la administración oral es ineficaz y otras vías están contraindicadas (por ej., adrenalina en el tratamiento de reacciones anafilácticas: si es administrada por vía intravenosa puede causar graves arritmias cardíacas; si es administrada por vía subcutánea puede no absorberse con la suficiente rapidez, a causa del déficit de perfusión hística).

- Cuando es necesario un efecto rápido pero puede ser díficil usar la vía intravenosa (por ej., en el tratamiento de un episodio de confusión en un paciente agitado).

- Cuando se desea un efecto prolongado (por ej., inyección depot de progestágeno).

En algunos casos hay que desaconsejar la vía intramuscular:

- Cuando es necesario un efecto rápido y el fármaco puede ser administrado por vía intravenosa (por ej., para el dolor del infarto de miocardio).

- Cuando es dolorosa (por ej., el hierro causa dolor y alteraciones del color).

- Cuando puede ser causa de efectos adversos locales graves (por ej., AINE, que es preferible administrar en supositorio).

- En pacientes con alteraciones de la coagulación, por el riesgo de hematoma local.

Hay fármacos que es preferible no administrar por vía intramuscular:

- La fenitoína cristaliza y su absorción es impredecible.

- La digoxina es poco hidrosoluble, su inyección es dolorosa y se absorbe de manera incompleta.

- Diacepam y clordiacepóxido son poco hidrosolubles y se absorben de manera incompleta.

El lugar preferible para las inyecciones intramusculares en adultos y niños es el músculo lateral ancho en la cara anterolateral del muslo. Se pueden administrar en el glúteo los AINE autorizados para esta vía (por ej., diclofenac), porque en la cara lateral del muslo pueden causar dolor, necrosis cutánea y absceso. En el adulto se recomienda el deltoides para la vacuna contra la hepatitis B y la de la gripe.

Aunque se suele frotar el punto de inyección con alcohol antes de la punción, probablemente esto sea innecesario. Antes de la inyección se debe estirar la piel: la inyección es más fácil a través de una piel estirada; cuando se retira la aguja y la piel está relajada (no estirada), se facilita la retirada de la aguja y se reduce el riesgo de salida de líquido. Tras el pinchazo, se debe tirar del émbolo de la jeringa y mantenerlo durante 5 segudos, para asegurar que la punta de la aguja no se encuentra en un vaso sanguíneo.

No se sabe cuál es la longitud ideal de la aguja. La de 21 es de 3,8 cm de largo, de los que aproximadamente 0,5 cm no penetran en la piel; el grosor de la grasa glútea en la mayoría de las mujeres y en los hombres de más de 70 kg es de 3,5 cm o más. Por lo tanto, muchas supuestas inyecciones intramusculares administradas en las nalgas son realmente introducidas en la grasa. No se sabe si esto tiene significación clínica, pero quizá explique la observación que la absorción de fármaco sea más lenta tras la inyección intramuscular en la región glútea, y más lenta en mujeres que en hombres. También explicaría el posible mayor riesgo de efectos adversos de las inyecciones intramusculares en niños, los cuales tienen menos grasa que el adulto. La inyección en el músculo ancho lateral con una aguja de 3,8 cm debería ser plenamente intramuscular.

Los efectos adversos más frecuentes de las inyecciones intramusculares son dolor persistente, eritema, induración, nódulos de grasa subcutánea, hematoma y absceso. El síndrome de Nicolau (embolia cutis medicamentosa) es una rara reacción de necrosis aguda con dermatitis, que ha sido observada tras la inyección intramuscular de varios fármacos (bismuto, formulaciones de liberación lenta de penicilina, AINE, corticoides). Podría ser debido a una inyección intraarterial o paravascular inadvertida, que daría lugar a
ABSORCIÓN, ACCIÓN PROLONGADA, ADHESIÓN, ADRENALINA, ADULTOS, AINE, ANAFILAXIA, ANALGÉSICOS, ANALGÉSICOS/AINE, ANÁLOGOS DE LA HORMONA LIBERADORA DE LA GONADOTROFINA (GNRH), ANESTÉSICOS, ANESTÉSICOS LOCALES, ANTICOAGULANTES, ANTICOAGULANTES ORALES, ANTIEMÉTICOS, ANTIEPILÉPTICOS, ANTIPSICÓTICOS, ANTISÉPTICOS, B12, BIODISPONIBILIDAD, BISMUTO, CARDIOLOGÍA, CARDIOPATÍA ISQUÉMICA, CLORDIACEPÓXIDO, COLORACIÓN DE LA PIEL, CONTRACEPTIVOS, CONTRAINDICACIONES, CORTICOIDES, CUIDADOS PALIATIVOS, CUMPLIMIENTO, DERMATOLOGÍA, DERMATOLÓGICOS, DIABETES, DIACEPAM, DICLOFENACO, DIGITÁLICOS, DIGOXINA, DISCRASIAS HEMÁTICAS, DOLOR, DOLOR EN EL PUNTO DE INYECCIÓN, DOLOR PRECORDIAL, EFECTOS INDESEADOS, EI, ENDOCRINOLOGÍA, EPINEFRINA, ESQUIZOFRENIA, ESTRADIOL, ESTRÓGENOS, ETS, FACTORES DE CRECIMIENTO, FACTORES ESTIMULANTES DE COLONIAS, FARMACOCINÉTICA, FARMACOCINÉTICA (1), FENITOÍNA, FILGRASTIM, GONORREA, GOSERELINA, GRIPE, GSF, HBPM, HEMATOMA, HEPARINA, HEPARINAS, HEPATITIS, HEPATITIS B, HIALURONIDASA, HIDROXICOBALAMINA, HIDROXOCOBALAMINA, HIERRO, HOMBRE, IMPLANTES, INFUSIÓN SUBCUTÁNEA, INSULINA, INSULINA HUMANA, INTERFERÓN, LENOGRASTIM, LIBERACIÓN SOSTENIDA, LIPODISTROFIA, METALES, MINERALES, MOLGRAMOSTIM, MORFINA, MUJER, NECROSIS, NECROSIS ASÉPTICA, NECROSIS CUTÁNEA, NEUROLOGÍA, NOTABLE, OBSERVANCIA, OPIÁCEOS, ORALES, PEDIATRÍA, PENICILINA, PENICILINA PROCAÍNA, PENICILINAS, PROGESTÁGENOS, PRURITO, PSICOFÁRMACOS, REACCIONES DE HIPERSENSIBILIDAD, REVISIÓN, SARCOMA, SEMIVIDA DE ELIMINACIÓN, SHOCK, SHOCK ANAFILÁCTICO, SÍNDROME DE NICOLAU, SLOW RELEASE, SUERO FISIOLÓGICO, SUERO GLUCOSADO, TESTOSTERONA, TROMBOCITOPENIA, USUARIO, VACUNAS, VÍA DE ADMINISTRACIÓN, VÍA INTRAARTERIAL, VÍA INTRAMUSCULAR, VÍA SUBCUTÁNEA, VITAMINA B12, VITAMINAS