Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 84102
 
Tweet
Ibáñez L, Vidal X, Laporte JR. Proton pump inhibitors and risk of upper gastrointestinal bleeding in NSAID users
American Journal of Gastroenterology (Am J Gastroenterol)
octubre 2008
Volumen 103 nº 10 página(s) 2658-1659

Se presentan resultados detallados procedentes del estudio multicéntrico internacional de la FICF realizado en España e Italia de casos y controles sobre riesgo de hemorragia gastrointestinal (HGI) relacionada con el uso de AINE, referentes al efecto protector de los inhibidores de la bomba de protones (IBP).

Un 57% de los casos (n=1.154) y un 11,4% de los controles (n=818) habían tomado un AINE en la semana anterior a la HGI. Sólo un 24% de los usuarios de AINE habían tomado el fármaco para el tratamiento de artrosis, menos de un 1% para artritis reumatoide, y la mayoría lo habían tomado para cuadros de dolor de orígenes diversos; estas indicaciones reflejarían un patrón de uso de la práctica real.

El uso concomitante de IBP junto con un AINE redujo el riesgo asociado a los AINE convencionales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los AINE no constituyen una categoría homogénea en relación con el riesgo de HGI asociado a su uso, pues los riesgos (valores de OR) asociados a cada uno de ellos variaron desde 1,4 para aceclofenac hasta 24,7 para ketorolac. Ibuprofeno (OR=3,1) y diclofenac (OR=3,7) mostraron riesgos relativamente bajos, mientras que el riesgo asociado a naproxeno (OR=10,0), piroxicam (OR=15,5), ketoprofeno (OR=10,0) y ketorolac (OR=24,7) fueron mucho más altos.

Los AINE son clasificados en tres grupos: los asociados a riesgo bajo de HGI (aceclofenac, diclofenac e ibuprofeno), los asociados a riesgo elevado (dexketoprofeno, flurbiprofeno, indometacina, ketoprofeno, ketorolac, meloxicam, naproxeno, ácido niflúmico, nimesulida, fenilbutazona, piroxicam, sulindac y tenoxicam) y los inhibidores selectivos de la COX-2 (celecoxib y rofecoxib).

Para el conjunto de los pacientes (casos y controles) participantes en el estudio, los riesgos fueron los siguientes (se indica entre paréntesis el número de casos y el número de controles expuestos):

- AINE de riesgo bajo (213, 208): OR=3,2 (IC95%, 2,5-4,2)

- AINE de riesgo elevado (419, 207): OR=8,5 (IC95%, 6,8-10,6)

- Inhibidores COX-2 (14, 20): OR=3,5 (IC95%, 1,5-8,1)

- Ácido acetilsalicílico (AAS) (626, 423): OR=7,4 (IC95%, 6,2-8,8).

Para no usuarios de IBP:

- AINE de bajo riesgo (200, 192): OR=3,2 (IC95%, 2,5-4,1)

- AINE de riesgo elevado (399, 193): OR=8,7 (IC95%, 6,9-10,9)

- Inhibidores COX-2 (14, 18): OR=4,3 (IC95%, 1,8-10,2)

- AAS (618, 411): OR=7,6 (IC95%, 6,4-9,1).

Para los usuarios de IBP:

- AINE de bajo riesgo (13, 16): OR=2,8 (IC95%, 1,1-7,2)

- AINE de riesgo elevado (20, 14): OR=4,8 (IC95%, 2,1-11,1)

- Inhibidores COX-2 (0,2): -

- AAS (8, 12): OR=1,8 (IC95%, 0,6-5,5).

Estos resultados indican:

- Añadir un IBP a un AINE con riesgo elevado de HGI reduce el riesgo de manera significativa, aunque el riesgo de HGI es todavía más alto que con los AINE de bajo riesgo sin IBP.

- Añadir un IBP a un AINE de bajo riesgo no reduce el riesgo de HGI.

- Aunque el número de pacientes expuestos fue bajo, los inhibidores selectivos de la COX-2 se asociaron a un riesgo que no fue diferente del asociado a los AINE convencionales de riesgo bajo.

Los autores concluyen que prescribir un AINE de bajo riesgo de HGI (aceclofenac, diclofenac o ibuprofeno) es considerablemente más seguro que añadir un IBP a un AINE de riesgo elevado.