Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 29/11/2020
SIETES contiene 93175 citas

 
Ref. ID 80688
 
Tweet
Kontoghiorghes GJ. Deferasirox: uncertain future following renal failure fatalities, agranulocytosis and other toxicities
Expert Opinion on Drug Safety (Expert Opin Drug Saf)
2007
Volumen 6 nº 3 página(s) 235-9

[Artículo muy crítico con deferasirox, en lo que se refiere a su eficacia y a su toxicidad. El autor no declara quees coautor de la patente del medicamento que compite con deferasirox, la deferipona, ni que durante tres décadas ha trabajado promoviendo su utilización en el mundo.]

La sobrecarga de hierro transfusional afecta a miles de pacientes con enfrmedades como la talasemia, la anemia falciforme, los síndromes mielodisplásicos y la hemodiálisis. La talasemia es una enfermedad hereditaria, y se calcula que cada año nacen 100.000 niños con esta enfrmedad. Se observa sobre todo en el Sudeste Asiático, Asia Oriental, Oriente Medio y el Mediterráneo. La mayoría de los apcientes con talasemia no son tratados adecuadamente, debido a que no tienen acceso a servicios de salud.

Los principales órganos afectados por la sobrecarga de hierro transfusional son hígado, páncreas y corazón, donde puede producir, respectivamente, fibrosis hepática, diabetes e insuficiencia cardíaca congestiva. Esta última es la principal causa de muerte en caso de talasemia.

Se dispone actualmente de tres fármacos utilizados para el tratamiento de la sobrecarga de hierro: deferoxamina (o desferrioxamina), deferiprona y deferasirox. Las ventas mundiales conjuntas son de unos 500 millones de libras esterlinas.

La DESFEROXAMINA fue introducida en los años sesenta. Se usa poco, por problemas de adhesión al tratamiento ocasionados por su administración prolongada por vía subcutánea, coste elevado y toxicidad.

La DEFERIPRONA es administrable por vía oral. Fue aprobada en India en 1995, en la UE en 1999, pero no por la FDA norteamericana.

El DEFERASIROX (Exjade®, Novartis) fue aprobado condicionalmente por la FDA en 2005, y por la UE en 2006, por procedimiento de medicamento huérfano. Se absorb tras su administración oral, con una semivida de absorción de 1,5-4 h; se fija en un 99% a la albúmina plasmática, y es principalmente metabolizado por glucuronoconjugación y una parte (8%) por oxidación por un citocromo P450. El fármaco, su complejo con hierro y sus metabolitos son principalmente excretados por la bilis. La t½ es de 19 ± 6,5 h tras dosis de 20 y 40 mg/kg, y más larga para el complejo con hierro. Según el autor, esta t½ prolongada limita su empleo en administración repetida, así como la velocidad global de la eliminación del hierro. La extracción del exceso de hierro cardíaco ha sido demostrada en animales de experimentación, tras la administración de dosis de 100 mg/kg al día, pero no en el ser humano tras la administración de 10 a 40 mg/kg al día. En un estudio solicitado por la FDA, pudo demostrarse reducción del exceso de hierro al cabo de un año con desferoxamina por vía intravenosa y deferiprona por vía oral.

Según el autor, las diferencias entre quelantes en sus efectos tóxicos y farmacodinámicos se deben a sus propiedades fisicoquímicas, metabólicas y depuradoras, y las de sus complejos con metales y sus metabolitos.

Se han realizado ensayos clínicos con seguimientos ulteriores de más de 4 años de duración con deferasirox. Algunos ensayos han durado 48 semanas, y han participado unos 700 pacientes, la mayoría con ß-talasemia (469), pero también con anemia falciforme (132), síndromes mielodisplásicos, u otras indicaciones.

El autor sostiene que el deferasirox no tiene actividad movilizadora del hierro acumulado en el miocardio, y en consecuencia no constituye una alternativa terapéutica equivalente a deferiprona, deferoxamina intensiva por vía intravenosa, o la combinación de deferiprona más deferoxamina subcutánea para la movilización del exceso de hierro en el miocardio y la prevención de la cardiomiopatía por exceso de hierro transfusional. Pero no cita estudios que demuestren estas diferencias, ni tampoco ensayos clínicos comparativos entre estos fármacos.

A continuación el autor cita una serie de efectos indeseados que han sido atribuidos a deferasirox:

Nefrotoxicidad:episodios de insuficiencia renal aguda, algunos de desenlace mortal. Incrementos variables de la creatinina que afectan hasta a un tercio de los pacientes.

Citop