Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 80159
 
Tweet
Comité Científico del Observatori de Medicaments d'Abús (OMA). Abuso de medicamentos: ¿la adicción del siglo XXI?
Formación Médica Continuada en Atención Primaria (Formación Médica Continuada en Atención Primaria)
2007
Volumen 14 página(s) 255-62

"El Col·legi Oficial de Farmacèutics de Barcelona, bajo la dirección y supervisión del Grupo de Trabajo en Drogodependencias, creó en el año 2005 el Obervatori de Medicaments d'Abús (OMA) con el objetivo de estudiar y analizar los indicadores epidemiológicos sobre los fármacos susceptibles de abuso que no se usan con finalidades terapéuticas, sino para fines lúdicos y recreativos, generalmente en dosis diferentes a las descritas y en condiciones y entornos determinados.

El OMA se nutre, por el momento, de notificaciones voluntarias de los farmacéuticos comunitarios, de farmacéuticos de atención primaria, de centros hospitalarios y, en menor medida, de otros profesionales sanitarios.

Por otro lado, cuenta con una base de informadores clave, que son profesionales del ámbito de las drogodependencias que trabajan en entornos de consumo, los cuales facilitan una información periódica cualitativa sobre los patrones de consumo detectados.

Asimismo, el OMA pretende analizar los condicionantes ligados al consumo no terapéutico y el abuso de medicamentos, y establecer estrategias de actuación coordinada e intersectorial con instituciones, asociaciones de pacientes, administraciones sanitarias y profesionales de la salud.

CONCLUSIONES: El abuso de medicamentos es un problema grave, tanto para el paciente como para sus familias, con un impacto previsible sobre la salud pública y el gasto sanitario.

Los profesionales de la salud, fundamentalmente los de atención primaria, pueden desempeñar un papel muy importante en su prevención, reconociendo los posibles comportamientos de abuso o uso desviado en sus pacientes, educando a sus pacientes en el uso racional de los medicamentos y ajustando en lo posible, de manera firme pero razonable, sus prescripciones.

Los médicos y los farmacéuticos deben tener en cuenta los beneficios y los riesgos del tratamiento con determinados medicamentos susceptibles de generar abuso, especialmente en el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento farmacológico-terapéutico de los pacientes.

Los profesionales de la salud deben cooperar en la detección del abuso y el uso recreativo de los medicamentos prescritos, desarrollando estrategias conjuntas y consensuadas de detección precoz, prevención y control de estas nuevas adicciones"