Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 79848
 
Tweet
Fine PEM, Griffiths UK. Global poliomyelitis eradication: status and implications
The Lancet (Lancet)
21 de abril 2007
Volumen 369 nº 9570 página(s) 1321-2

Se comentan los trabajos de Grassly et al-79858 y Thompson y Tebbens-79859 sobre erradicación de la poliomielitis en India.

La Iniciativa Global para Erradicar la Polio (GPEI) es uno de los programas más ambiciosos jamás emprendidos por la OMS. Iniciada en 1988, ha hecho avances extraordinarios en reducir la incidencia global de la poliomielitis, en más de 99%. No obstante, el virus salvaje de la poliomielitis es todavía endémico en cuatro regiones del mundo. En Afganistán y Paquistán la guerra ha impedido suministrar la vacuna de manera generalizada. En el norte de Nigeria se ha perdido parte de la confianza pública en la vacuna, la cobertura ha sido baja, y los brotes consiguientes han sembrado virus en varios países limítrofes. Finalmente, en los estados indios de Uttar Pradesh y Bihar, el virus salvaje se ha mostrado extraordinariamente enraizado, en parte a causa de la escasa eficacia de la vacuna trivalente convencional oral (tOPV) en este medio.

Otros problemas han venido a complicar la situación: la identificación de virus circulantes derivados de la vacuna oral, la persistencia de la excreción de poliovirus por individuos con inmunodeficiencia, y las dificultades de asegurar que se contienen todas las fuentes potenciales de reintroducción del virus. Estas dificultades han hecho que algunos especialistas recomendaran que el programa abandone su objetivo de erradicación, en favor de una estrategia de simple control de la enfermedad.

Tras comentar los dos trabajos citados, los autores concluyen que a pesar de su eficacia demostrada frente al virus salvaje, no está clara la utilidad de la vacuna mPOV para combatir la transmisión de los virus derivados de vacunas, tras la erradicación del virus salvaje. El uso en el futuro de esta vacuna significa luchar contra el fuego con fuego, con el riesgo de sembrar virus vivos adicionales entre la población. Por ahora la única tecnología disponible, aparte de esta vacuna, para ayudar a limitar la transmisión de los virus derivados de la vacuna es la vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV), pero esta indicación de la IPV todavía no ha sido evaluada en las áreas difíciles donde persiste la enfermedad. Es de esperar que la IPV por lo menos sea útil (la IPV ha bastado para detener la transmisión de todos los poliovirus en varios países con niveles elevados de higiene), pero sólo si se emplea con niveles de cobertura que son mucho más altos que los actualmente obtenidos en algunos de los países más pobres del mundo.