Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/11/2020
SIETES contiene 93161 citas

 
Ref. ID 77663
 
Tweet
Feachem RGA, Sabot OJ. An examination of the Global Fund at 5 years
The Lancet (Lancet)
5 de agosto 2006
Volumen 368 nº 9534 página(s) 537-40

"Hace seis años, a pesar de las declarcaiones sobre el nuevo milenio, la humanidad estaba perdiendo terreno en su batalla contra las enfermedades infecciosas. Dos décadas de inactividad habían permitido que el sida se convirtiera en la mayor pandemia de la historia, que ya ha diezmado las poblaciones de muchas regiones de África subsahariana y que amenaza con crecer en Asia y otras regiones. Tras haber sido confinadas durante largo tiempo a los países en desarrollo, el paludismo y la tuberculosis reaparecieron, esta última a un ritmo parecido al del sida. Varias otras enfermedades infecciosas, de sarampión a leishmaniasis, seguían produciendo un elevado número de víctimas. Los esfuerzos globales para contener y revertir estas amenazas eran pequeños y fragmentados."

Tras varias declaraciones y acuerdos encabezados por el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, se alcanzó un consenso sobre la necesidad de reunir una fuerte suma, pero la manera de gastarla era materia de fuertes debates. Se realizó un proceso consultivo, un hito histórico en la historia de la financiación del desarrollo, en el que participaron organizaciones internacionales, gobiernos, compañías privadas, ONG y otros grupos. Todo ello dio lugar al nacimiento en 2002 del Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis, and Malaria, una nueva organización internacional con sistemas y estructuras sustancialmente diferentes de los de otras organizaciones que intervienen en la financiación de la ayuda al desarrollo.

Una de las características únicas y por lo tanto discutibles del Global Fund es que no mantiene una presencia de personal en los países y regiones a los que dedica fondos. El Fondo, a diferencia de otras organizaciones, que tienen oficinas locales para el seguimiento de sus proyectos, contrata asesoramiento esencial y funciones de auditoría de los llamados agentes locales del fondo, que generalmente son oficinas locales de gestorías, y deja el diseño y la puesta en marcha de los programas en manos de socios en cada país...

En los cuatro años y medio transcurridos desde la primera convocatoria de proyectos, el presupuesto del Fondo ha crecido de cero a 5.500 millones de US$, invertidos en 131 países. Se da información más detallada sobre ello, con gráficos.

Se analizan los progresos y las lecciones de las imperfecciones durante este período.

Los autores concluyen que "a pesar de las dudas de muchos críticos, en este período el Fondo ha hecho progresos rápidos y vitales en la ejecución de sus ambiciones fundacionales. Todavía queda mucho por hacer. El dinero debe llegar fluir con mayor rapidez. El rendimiento debe ser estimulado y medido de manera más efectiva. Y la carga de sistemas y procesos duplicados se debe mantener al mínimo.

Pero el mayor reto actual para el todavía joven Fondo Global es uno que fue inicialmente identificado no por expertos y profesionales, sino por activistas: la financiación. La idea original era que el Fondo alcanzaría un nivel de por lo menos 7.000 millones al año sólo para sida. Ha tenido que luchar para conseguir una cuarta parte de esta cantidad..."