Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 1/7/2020
SIETES contiene 93059 citas

 
Ref. ID 76873
 
Tweet
Chirac P, Torreele E. Global framework on essential health R&D
The Lancet (Lancet)
13 de mayo 2006
Volumen 367 nº 9522 página(s) 1560-1

Del 22 al 26 de mayo se celebrará la Asamblea Mundial de la Salud. Una de las cuestiones más importantes a tratar será una resolución sobre criterios globales sobre investigación esencial en salud y desarrollo. En los últimos años se ha hecho manifiesta la preocupación por la crisis de investigación y desarrollo en la industria farmacéutica global, y en particular por la ausencia de investigación y desarrollo de nuevos medicamentos para las enfermedades ignoradas.

De 1975 a 1999 sólo 13 de 1.393 nuevos fármacos comercializados estaban indicados para una enfermedad ignorada. Entre estos 13 fármacos había 4 para paludismo y 9 para las enfermedades más ignoradas. Se les pueden sumar tres antituberculosos. Los autores publicaron estas cifras en Lancet en 2002 y las han puesto al día, de modo que a los 16 fármacos (los 13 citados más 3 antituberculosos) se les pueden añadir 4 antipalúdicos y la miltefosina para la leishmaniasis, como se indica a continuación:

- Paludismo: atovacuona, artemeter, halofantrina y mefloquina, a los que se pueden añadir artemotil, artesunato, lumefantrina y clorproguanilo + dapsona en el período 2000-04.

- Enfermedad de Chagas: benznidazol, nifurtimox.

- Infestaciones por helmintos: albendazol.

- Tripanosomiasis africana humana: eflornitina, pentamidina.

- Leishmaniasis: anfotericina B liposomal, a la que hay que añadir miltefosina en el 2000-04.

- Oncocercosis: ivermectina.

- Esquistosomiasis: oxamniquina, praziquantel.

- Tuberculosis: piracinamida, rifabutina, rifapentina.

En total, de 2000 a 2004 se han comercializado en el mundo 163 nuevas entidades químicas, de modo que las comercializadas desde 1975 a 2004 son 1.556. En estos últimos cinco años se han comercializado 4 nuevas entidades químicas para enfermedades ignoradas: artemotil (disponible en inyectable para el paludismo grave) artesunato (tambén derivadod e la artemisinina, que sólo debe usarse combinado con otros antipalúdicos), lumefantrina (comercializada en combinación con artemeter), y miltefosina (el primer antileishmaniásico administrable por vía oral). A estos cuatro se les puede añadir la combinación de clorproguanilo + dapsona (Lapdap®), que no es de hecho una nueva entidad química.

En total pues, en los últimos 30 años el número de fármacos para enfermedades ignoradas es de diez si se consideran las más ignoradas, 18 si se añade el paludismo y 21 si se añade la tuberculosis. Estos totales constituyen alrededor de un 1% de la totalidad de las nuevas entidades químicas comercializadas durante este período, que es de 1.556.

Se han constituido colaboraciones público-privadas para el desarrollo de fármacos para las enfermedades ignoradas, y es posible que en los próximos cinco años den lugar a ocho o nueve nuevos fármacos. Estas colaboraciones público-privadas dependen sobre todo de donaciones filantrópicas, que en ttoal fueron de 212 millones de US$ hasta abril de 2005, lo que equivale a un 78,5% del coste total de estas iniciativas, una gran parte del cual procede de la Fundación Bill and Melinda Gates. Se calcula que la parte de financiación pública de estas cantidades era de 16% en abril de 2005, pero en marzo de 2006 el gobierno británico anunció una contribución de unos 30 millones de US$ adicionales.

Es necesario un papel más proactivo de la OMS en este campo, que contribuya a asegurar la contribuciónd e los países donantes a estas iniciativas.

El informe de la Comisión e la OMS sobre Derechos de Propiedad Intelectual y Salud Pública, publicado el 3 de abril de 2005, llama a la OMS a "desarrollar un plan global de acción para asegurar financiación aumentada y sostenible para desarrollar y hacer accesibles los fármacos para tratar las enfermedades que afectan de manera desproporcionada a los países en desarrollo".