Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 76872
 
Tweet
Lau S, Matricardi PM. Worms, asthma, and the hygiene hypothesis
The Lancet (Lancet)
13 de mayo 2006
Volumen 367 nº 9522 página(s) 1556-8

La IgE fue descubierta en los años sesenta, y fue rápidamente asociada al asma alérgico y a las infestaciones por helmintos. Se propusieron inmediatamente asociaciones patogénicas entre estos dos factores, y se propuso que los helmintos contribuían a producir alergia y asma porque potenciarían respuestas alérgicas específicas para IgE, o bien, por el contrario, que protegerían de la alergia y el asma bien saturando los receptores FcE en las células cebadas (mastocitos) y los basófilos (a través de una IgE policlonal) o bien por inducción de anticuerpos bloqueadores de IgG. En algunos estudios se describió una asociación entre infestaciones por helmintos y asma, y en otros no.

Estas ideas renacieron cuando se volvieron a evaluar las propiedades inmunosupresoras de los helmintos por la combinación de dos nuevos conceptos: la "red antiinflamatoria" (interleucina 10, factor ß transformador del crecimiento, células reguladoras T) y la "hipótesis de la higiene". En este caso se consideraba que los helmintos tendrían un efecto preventivo de la alergia a través de la estimulación de la red antiinflamatoria, y la epidemia de alergia se atribuyó a la marcada disminución de las infestaciones por helmintos. De hecho, la infestación intestinal crónica por helmintos puede proteger a los niños de la reactividad atópica en varios contextos, en países en desarrollo. Análogamente, en Alemania del Este la infestación por Ascaris o por oxiuros en edad temprana se asoció a un menor riesgo subsiguiente de eccema. Por el contrario, las infecciones transitorias, tardías o menos intensas por helmintos en niños se asociaron a atopia manifestada clínicamente. Para explicar estas nuevas contradicciones aparentes se propuso que la infestación por helmintos precoz, intensa y crónica protegería a los niños de países endémicos frente a las alergias, por estimulación de las células T, mientras que la infestación esporádica, tardía o transitoria potenciaría la alergia en niños sensibilizados, por estimulación de células T helper 2.

Los estudios transversales son sin embargo insuficientes para determinar si los helmintos promueven o suprimen la alergia y el asma. Una forma de estudiar esta relación consistiría en observar lo que ocurre en niños con infestación crónica a los que se administran antihelmínticos. Este tipo de estudio s erealizó en Venezuela en niños infestados por Ascaris lumbricoides y por Trichuris trichuria, los cuales desarrollaron o aumentaron la reactividad atópica a ácaros tras el tratamiento con antihelmínticos. Algo parecido se observó en niños de Gabón, los cuales mostraron un aumento de su reactividad a alergenos locales relevantes aerógenos durante los 3 años siguientes a la desparasitación con antihelmínticos.

En contraste con estos resultados, el ensayo clínico de Cooper et al-76881 concluye que la reducción de las helmintiasis con albendazol en niños en edad escolar en Ecuador no se sigue de sensibilización atópica, síntomas alérgicos ni broncospasmo inducido por ejercicio.

De todos modos, según los autores este estudio no descarta totalmente que los helmintos sean protectores frente a respuestas atópicas a alergenos en el aire ni frente a la aparición de enfermedades alérgicas. En realidad, es posible que la intensidad y la cronicidad de las infestaciones por helmintos en niños ecuatorianos fuera inferior a la de los niños del estudio de Gabón; se citan datos que apoyan esta idea.

Además, las infestaciones por helmintos no son las únicas que padecen los niños ecuatorianos, en los que abundan la tuberculosis, las salmonelosis, intoxicaciones alimentarias y otras infecciones de transmisión fecal-oral, y cuya prevalencia no es modificada por los antihelmínticos. Las infecciones transmitidas por alimentos o de transmisión fecal-oral constituyen una fuete de agentes inmunomoduladores que protegen frente a la sensibilización atópica y el asma alérgico. Es posible que la eliminación de sólo un grupo de agentes protectores mediante la desparasitación sea insuficiente para aumentar la alergia en el año siguiente. De hecho, en el
Citas relacionadas Citas relacionadas 76881