Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 28/2/2020
SIETES contiene 92917 citas

 
Ref. ID 74766
 
Tweet
Kontoghiorghes GJ. Effects of ICL670 (defasirox) on cardiac iron concentrations
The Lancet (Lancet)
3 de septiembre 2005
Volumen 366 nº 9488 página(s) 804-5

Sobre la base de los resultados de un ensayo clínico de un año de duración, la compañía Novartis anunció que adelanta la presentación a registro de su fármaco ICL670 al primer semestre de 2005 en todo el mundo. El ICL670 tiene status de medicamento huérfano en Estados Unidos y en la UE.

No obstante, a pesar de que el ensayo clínico fue comparativo con deferoxamina, el perfil de eficacia y seguridad del ICL670 todavía no está claro, porque no se da información sobre los efectos del ICL670 sobre las concentraciones cardíacas de hierro y sobre función cardíaca. Esta información es crucial para la seguridad de los pacientes, porque la cardiomiopatía por exceso de hierro en el miocardio es la principal causa de muerte. En pacientes con talasemia ß tratados con deferoxamina por vía intravenosa durante un año se registró una mejoría progresiva de la función cardíaca, asociada a una reducción del hierro en miocardio.

A pesar de que en el ensayo con ICL670 se describió una reducción de la concentración de hierro en hígado y de la ferritina sérica en muchos pacientes tratados con ICL670 a las dosis más altas de 20 y 30 mg/kg al día, estos hallazgos no excluyen que se reduzcan de manera similar las concentraciones cardíacas de hierro. En la mayoría de los pacientes estas dosis son ineficaces para conseguir un balance negativo de hierro, lo que sugiere que sólo una parte del hierro movilizado por el ICL670 es excretado por las heces, mientras que el resto podría haber sido redistribuido por el corazón y otros órganos.

En animales normales se ha demostrado que el ICL670 determina la transferencia de hierro del hígado y los hematíes a otros órganos.

A pesar de que Novartis admitió la inferioridad global del ICL670 frente a la deferoxamina, la magnitud de esta inferioridad no puede ser validada si no se da información sobre observancia terapéutica en el grupo de pacientes que recibió deferoxamina por vía subcutánea cinco días por semana.

Los efectos indeseados más frecuentes registrados en el ensayo de un año con ICL670 fueron síntomas gastrointestinales (náusea, vómitos, diarrea, dolor abdominal), transaminitis. erupción cutánea e incremento de las concentraciones de creatinina. Este último efecto parecía ser dependiente de la dosis, pero raramente progresó a insuficiencia renal o necesitó una reducción de la dosis del fármaco.

A falta de más estudios, el ICL670 podría tener un lugar importante en el tratamiento de la sobrecarga de hierro por transfusiones, quizá no en monoterapia, sino combinado con otros fármacos quelantes. Es de esperar que la dosis baja del fármaco incremente las posibilidades de observancia y de reducción del coste del tratamiento en pacientes con talasemia en países en desarrollo que no pueden usar deferoxamina ni deferiprona.